IX

1.8K 124 16

Vestuario de Alysha:

Vestuario de Alysha:

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

***

Aquella mañana me desperté sola entre las sábanas. De nuevo. Pero por alguna extraña razón no me sentí descorazonada. Todo lo contrario. Una euforia recorría mi organismo como una caricia delicada e intensa. Por alguna extraña razón me levanté de buen humor y por ello me permití demorarme más de lo habitual en arreglarme: sencilla pero atractiva.

A diferencia de otras mañanas, en las que apenas podía articular un gruñido para saludar a las personas que me rodeaban, los saludaba amigablemente, con una sonrisa de oreja a oreja. Y cuando llegué a una de las mesas de operación, le di un suave golpe con la cadera a Isabelle.

-Estás de muy bien humor esta mañana- comentó con una sonrisa socarrona.- ¿Acaso anoche descargasteis toda esa energía negativa en juegos sexuales?

Sonreí a modo de respuesta.

- ¡Ja! Lo sabía- comentó antes de seguir a lo suyo

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

- ¡Ja! Lo sabía- comentó antes de seguir a lo suyo. Negué con la cabeza antes de echar un vistazo a lo que hacía. Viendo que lo tenía todo controlado me dirigí a otra de las mesas donde un par de Shadowhunters tenían problemas con el funcionamiento del programa. Posiblemente sería un fallo de un par de teclas que tenía fácil solución. Así las cosas, me dirigí hacia ellos.

Alec

La mañana había sido más ajetreada de lo esperado. Después de unas cuantas horas de ausencia por el ritual para encontrar a Jace me había perdido más cosas de las que pensaba. Y mientras me dirigía a hablar con Izzy, atisbé por el rabillo del ojo una cabellera pelirroja. Alysha estaba en una de las mesas de control, dejando el peso sobre una de sus piernas. EL pelo rojizo le caía en una cascada de rizos enmarcándole el rostro. Sus labios, libres de maquillaje, daban una cuantas indicaciones a los Shadowhunters junto a ella, curvados en una ligerísima sonrisa, presagio de que estaba de buen humor. Tenía una belleza natural, no era cuestión de maquillajes. Era bella por ser ella, por la forma en que olía, por sus valores, por la risa que ahora resonaba en mis oídos como un cántico angelical. Siempre creería firmemente que ella era la prueba viviente de que éramos parte ángel.

Opposed Hearts || Alec Lightwood [2] 'Pausada'¡Lee esta historia GRATIS!