CAPITULO II "Citas"

476 93 14

POV SUNGGYU

¿Cuántas veces había suspirado? Estaba cansado de estas estúpidas citas que mi madre me conseguía, no tenía interés por nadie, solo quería dedicarme a trabajar, el amor apestaba. Con solo mirar a mi hermana ser rechazada por varias veces pensaba que el amor era algo tonto.

— Y dime ¿Qué te gusta hacer Sunggyu? — preguntaron con una sonrisa en su rostro—

Yoon Bo Ra

Una hija de la amiga de mi madre, su cabellera castaña caía por sus hombros, su sonrisa brillante, ojos cafés, nada de mi interés. Lo único que escuchaba era de sus grandes estudios, de lo maravillosos que era la ropa de moda, lo maravilloso de viajar.

— Bora — llame, la mire sonreír — lamento que perdieras tu tiempo conmigo, pero no me interesas —

Dije para sacar mi billetera y llamar al mesero, le entregue unos billetes, para levantarme y tomar mi saco.

— Pero — negué antes de que siguiera hablando—

— Eres linda, pero no me interesas, pierdes tu tiempo conmigo —

Hice una pequeña reverencia y me encamine hasta la salida, ignorando los llamados de la chica, me encamine hasta mi auto, para esperar 5 minutos, cuando el nombre de mi madre apareció en la pantalla.

— KIM SUNGGYU de nuevo lo has hecho — grito molesta —

Deje salir un suspiro para ponerme en marcha, colocándola en manos libres, escuchando cada nuevo sermón que me daba, que me quedaría solo, que necesitaba verme casada antes de que ella se muriera, que quería nietos, que mi hermana era caso perdido al no conseguir a nadie y que yo era su única salvación.

— ¿has terminado? — pregunte, cuando me detuve en el semáforo en rojo, es cuche un murmullo para continuar hablar — sabes que cada cita que tú me pongas, yo la voy a rechazar—

— ¿Por qué? — pregunto molesta con un tono de desesperación—

— Me casare cuando me tenga que casar —

— A veces pienso que voy en un camino diferente y prefieres a los hombres — comento—

— Soy de mente abierta — comente, esperando que se molestara por aquello—

— Bueno, tengo unos amigos con hijos — comento feliz—

Iba a comentarle algo, cuando termino la llamada. Ella no le importaba que fuera hombre o mujer, mientras me casara, bien podría adoptar a un niño, eso era lo único que quería, nietos. Aguarde mi teléfono para irme a la oficina, tenía que regresar y mirar algunas firmas importantes.

Para cuando llegue, sentí mi teléfono sonar, sabía quién iba hacer, mire a mi asistente Lee a unos metros de distancia, hablando con uno de mi primo, sabía que el pequeño estaba tan enamorado de él, que a veces quería cambiarle a mi primo su asistente por él mío.

— Joven Kim, me alegro que volviera ­— lo mire para encaminarme hasta las oficinas, miro a mi primero de reojo que nos seguía de lejos—

— ¿alguien vino? — pregunte para mirarle negar —

— Solo tiene que firmar unos papales y así yo los mando y termino con mi jornada — comento entregándome la carpeta—

Me detuve para mirarle por unos segundos y mirar atrás a mi primo con una sonrisa.

— ¿Key no ha llamado? —dije, sonriente, mirando el cuerpo de mi primo tenso —

— Key, no — comento con inocencia —

— Ya veo — dije, para tomar la carpeta y sacar la fina pluma que traía en mi bolsillo —

Mire por encima los papeles, eran los mismo que había revisado ayer por la noche, había puesto algunos detalles que Hyuwoo se había encargado de corregir, aun no entendía como mi asistente se había fijado en mi primo.

— SungKyu necesito hablar contigo — comento apresurado JongHyun —

Asentí, para firmar los papeles y entregárselos de nuevo, mirando a Jong para que me siguiera. Nos adentramos al elevador junto con mi asistente.

— Tu madre ha llamado — comento de repente Hyuwoo —

— Ya me imagino — dije con un bufido, mirando el elevador abrirse y salir a mi piso—

HyuWoo hizo una reverencia, nos encaminamos hasta mi oficina, para dejar pasar primero a Jong, mirando su ceño fruncido.

— ¿Por qué has preguntado por Key? — pregunto molesto—

— Pensé que querías algo serio con él, ¿ya te canso? — pregunte mientras me encaminaba a mi silla —

Lo mire acomodarse en las sillas de enfrente y dejar salir un suspiro, me quite el saco para colgarlo en la silla y acomodarme en ella.

— Siento que Key no me toma enserio — comento mientras se revolvía el cabello —

— Vez, esa es la razón de por qué no quiero salir con nadie —

Lo mire reír, sintiendo de nuevo mi celular, rodé los ojos para mirar que era mi madre, y contestar.

— Te he conseguido un chico, es lindo y tiene buena familia, te pasare la dirección en unos días y la hora, no faltes — comento sin más para terminar la llamada—

Avente mi teléfono al escritorio, estaba cansado de que mi madre siempre me buscara una cita a ciega, mire a Jong que me miraba curioso, contándole todo lo que había pasado, escuchándole reír.

— Tienes que ayudarme, quiero deshacerme de estas odiosas citas — aún seguía riendo—

— ¿Por qué no aceptas? — pregunto sonriente—

— Por qué aun no lo encuentro el indicado— fruncí el ceño—

— Oh, aun no encuentras a tu hombre dominante — susurro con una risa — ¿el club no te da ese placer que tanto buscas? — pregunto con una sonrisa—

Tome una hoja, para hacerla en una bola y arrojársela, pidiéndole aun su ayuda, mire como se levantaba de su asiento y se encaminaba hasta la computadora, lo mire teclear algo en internet, para mirar aquel anuncio.

— ¿hombres de compañía? — pregunte con una ceja enarcada—

— Si, aquí es donde he conocido a Key — susurro emocionado—

Mire de nuevo el anuncio, no quería a alguien para tener sexo, solo quería que mi madre me dejara de molestar, mire de nuevo el anuncio, esto es completamente una absurda idea.

Hombre de compañía¡Lee esta historia GRATIS!