Capítulo 5

5.2K 344 17

-          ¿Qué tal te fue ayer con Dylan? –me preguntó Ashley sin apartar la vista del ordenador.

Estábamos las dos metidas en mi cama cotilleando en Facebook los perfiles de nuestros amigos y enemigos. Así es como pasábamos las tardes nosotras dos. Era bastante patético, pero preferíamos perder el tiempo juntas que solas.

-         Bastante bien, llegamos a terminar el trabajo.

-         ¿Pasó algo interesante?

Imágenes de ayer pasaron por mi cabeza. La cara destrozada de Dylan a causa de la paliza seguía grabada en mi cabeza.

-         No, nada. –Dije mintiéndole.

No me gustaba mentirle a Ashley, ya que era mi mejor amiga, pero le había prometido a Dylan que no se lo contaría a nadie. Aunque sabía que Ashley habría hecho lo mismo en mi lugar.

-         Que patético –dijo burlándose de mi –Te pasas horas con un chico que está medianamente bueno, y sólo hacéis un trabajo.

Esta vez sí que apartó la vista de mi ordenador para mirarme con una medio sonrisa.

-         ¿Puedes parar de insinuar que entre Dylan y yo hay algo? Lo conozco desde hace dos días. –le sonreí de vuelta.

-         Es que tienes 15 años, casi 16, y tu vida amorosa es horrible, por no decir otra cosa. –Al ver que no le respondía, volvió a fijarse en la pantalla - ¿Tiene Facebook?

-         No lo sé, déjame buscarle.

Le buscamos y le encontramos. Tenía una foto de perfil en la que se veía que llevaba un traje negro. Salía al lado de un chico que se le parecía mucho, pero era un poco más mayor. Los dos sonreían.

-         ¿Quién es ese? –me preguntó Ashley.

-         Me parece que es su hermano mayor.

-         Pues también está bueno.

-         Creo que voy a empezar a contar las veces que dices que alguien está bueno. –le dije riéndome – Aunque seguramente perderé la cuenta a partir de tres días.

Me miró arqueando las cejas e intentando no sonreír.

-         Cállate y miremos sus fotos.

Empezamos a cotillear sus fotos. Muchas eran de fiestas privadas en las que salía siempre con traje. Solía ir con su hermano. Era muy extraño verle en sitios con tanta gente.

Otra cosa que me llamó la curiosidad es que siempre salía sonriendo, y también tenía muchas fotos con chicas y chicos de su edad.

-         Parece una persona totalmente diferente a la que conocemos… -comenté.

-         Ya ves, ¿Por qué ya no sonríe tanto?

Recordé lo que me dijo mi madre ayer, y no dudé en contárselo a Ashley.

-         Mi madre me contó que sus padres murieron hace poco. A lo mejor todas estas fotos son antes de que eso pasara…

-         ¿En serio? – abrió muchos los ojos – pobrecito… No me extraña que esté siempre tan triste

Nos quedamos en silencio por un momento hasta que hablé:

-         Salte ya de su perfil, me siento como que estamos entrando en su vida privada.

-         ¿No era eso por lo que vinimos a ver su perfil? –me dijo riéndose.

***

Pasaron los días, pero tampoco ocurrió nada muy interesante. Dylan había faltado toda la semana y me estaba empezando a preocupar por él.

¿Por qué no sonríes?¡Lee esta historia GRATIS!