ESTE ES EL CAPITULO FINAL, ESPERO QUE OS HAYA GUSTADO LA NOVELA, VOTAD Y COMENTAD!!!!!! PORFIS! BESOS!

QUEREIS QUE SUBA EL EPILOGO? PUES VOTAD! VOTAD! VOTAD!

Bueno es como hacer una suposición

cuando la única respuesta es “sí”

A través de palabras eternas ilustraciones que no tienen precio

volaremos como pájarosque no son de esta tierra...

Quizás estuviera allí, explicando a los invitados que yo era una veleta que lo había dejado plantado.

Cuando llegué, abrí las puertas de par en par.

—Harry —llamé. No sabía qué esperar, pero desde luego no lo que encontré—. ¿Harry? —miré con asombro a mi alrededor y mis ojos se llenaron de lágrimas.

Todo el mundo estaba en su sitio, de pie, mirándome con expectación. No había coches en el aparcamiento, pero todos estaban allí.

Lucre y Clara estaban ante el altar, a la izquierda de Harry, y Louis estaba a su derecha. Mi madre y Jonathan me sonrieron, dándome ánimos. Incluso Rachel estaba allí. Y Jennifer, que me tiró un beso. Los padres de Harry me saludaron con la cabeza y me fijé en que tenían lágrimas de felicidad en los ojos.

—Ya era hora —masculló alguien.

—Calla —reconvino otra persona.

Apreté una mano contra el estómago. Harry me miraba con expresión neutra. Llevaba esmoquin y estaba guapísimo, yo llevaba vaqueros y una camiseta arrugada. Y tenía el pelo hecho un desastre.

Fui hacia él con determinación. Tragué saliva y, con el corazón desbocado, le di la lista escrita.

—Toma —dije—. Esto es para ti.

No dijo nada. Se limitó a leerla, sin cambiar de expresión.

—¿Por qué estás aquí? —pregunté con voz queda.

—Decidí correr el riesgo, pensando que aparecerías —su expresión no varió—. ¿Por qué estás tú aquí?

—¿No has leído la lista? —había decidido arriesgarse. Dios, amaba a ese hombre…

—Necesito oírtelo decir, Miranda —sus ojos, fieros, buscaron los míos.

—En la lista explico todas las razones por las que no puedo vivir sin ti. Las razones por las que te quiero —mis ojos se llenaron de lágrimas. Yo también iba a arriesgarme—. Eres listo. Eres honrado. Eres divertido. Eres apasionado. Y eres… tú. Eres mío. Quiero a este hombre —grité, volviéndome hacia la congregación—. Lo quiero y quiero casarme con él. Quiero tener sus hijos.

Se oyeron varios ohs, ahs entre la gente. Me volví hacia él. Harry y yo tal vez tuviéramos tropiezos por el camino, pero el viaje merecía la pena.

—Te amo —le dije—. Te quiero muchísimo y quiero estar contigo, ser tu esposa, para siempre. Puede que haya tardado un poco en decidirlo, pero la final he llegado a la iglesia. Considera esto mi solicitud.

—Gracias a Dios —sonrió y me dio un abrazo.

—¿Sigues queriendo casarte conmigo? —pregunté esperanzada.

—Bueno, tu PDA dice que tenemos una cita hoy —puso las manos en mis mejillas.

—Dímelo tú —sonreí.

—Sí, Miranda —besó mis labios—. Aún quiero casarme contigo. No soy nada sin ti. Te quiero desde el momento en que te vi. Ibas vestida de verde y he estado obsesionado con ese color desde entonces.

Sus palabras me golpearon con fuerza. Pensé en todas esas mujeres vestidas de verde ante su edificio. Todas las mujeres que le habían enviado fotos con lencería verde, o el cuerpo pintado de verde.

Yo era la razón de todo eso. Yo. Me tapé la boca con una mano temblorosa, asombrada de mi poder.

Si había quedado alguna duda sobre el compromiso de Harry, desapareció. Ese hombre me quería tanto que había recordado el primer vestido con el que me vio y quería ver a todo el mundo con el mismo color. Estaba loco por mí.

Y yo por él. Bajé la mano y le sonreí.

—Entonces, ¿podemos empezar? —preguntó el pastor con un suspiro.

Mi sonrisa se amplio. Harry volvió a besarme.

—Podemos empezar —dijimos al unísono.

Y las mareas pueden cambiar

y los corazones estropearse

pero no nos preocuparemos…

antes  ambos estábamos heridos

y rasgamos nuestros vestidos

y manchamos nuestras camisas

pero es bonito hoy

 Oh valió  tanto la pena…

FIN

Beautiful mess (Harry Styles)¡Lee esta historia GRATIS!