Capitulo 45 parte I

98 20 0


-¿Podrías contarme tu historia? –Pregunté mientras que nos dirigíamos a la casa de su novio.

-Mi novio... Nosotros discutíamos por cualquier bobería, pero nos amábamos. Me pidió matrimonio y todo iba bien hasta que me enteré que estaba embarazada...

‹‹¿No te recuerda eso a alguien?››

-Oh...

-Discutimos e incluso llegué a decirle que cancelara el compromiso, pero luego fue a buscarme a mi casa y lo solucionamos. Me dijo que se había sorprendido y le había entrado el miedo.

Bueno, al menos Efrén y yo no somos así en ese aspecto. Estoy segura de que si le dijera que estaba embarazada, se alegraría.

-¿Entonces como es que llegaste a...

-A eso voy. El parto se complicó y solo una de las dos podía sobrevivir y... Lo demás creo que te lo imaginas ¿no? Estoy aquí...

-Sí, pero no entiendo. ¿Lo elegiste tú o él?

-Yo, por supuesto. Estoy segura que Will nunca hubiera dejado que yo muriera... –Agaché la cabeza sintiendo mis ojos cristalizarse. –Por eso quiero que sea feliz. Que vuelva a enamorarse de una buena mujer que quiera a Chloe como su hija. No es justo que la niña tenga ya cinco años y aún no haya sentido el calor de una madre.

-Pero tú sigues aquí...

-¡Esa es la casa! –Gritó ignorándome para acercarse a la puerta. –¡Vamos, llama a la puerta!

-Voy... –Toqué el timbre para esperar a que alguien me abriera, pero nadie lo hizo.

-Voy a dentro, espera. –Dijo antes de desaparecer traspasando la puerta principal.

Pronto escuché pisadas acercarse a la puerta y está se abrió dejándome ver a un alto hombre frente a mi.

-¿Si?

-Hola, soy Keyla.

•••

-¡Hola!

-¿Qué hay, Alice?

-Supongo que buscarás a Efrén ¿no? –Reí asintiendo antes de volver a abrazarla. –Hey, ¿y esto? 

-Gracias por ayudarme siempre, Alice. Eres como esa madre que nunca tuve...

-Oh, cariño... –Me apretó más fuerte antes de sorber por la nariz. –¡No quiero llorar!

-Bueno... –Reí por lo bajo antes de decirle que subiría a ver a Efrén.

-Toc, toc... ¿Puedo pasar?

-Ya estás dentro. –Murmuró resoplando.

-Vengo a hacer las paces, Efri.
–Sin decirle nada más, me acerqué a él para abrazarlo fuerte. –Claudiah me hizo pensar mucho sobre nuestra relación y...

-¿Claudiah? ¿Quién es esa?

-Alguien a quien tuve que ayudar... Su relación era como la nuestra ¿sabes? Siempre estaban discutiendo. Incluso llegaron a creerse que estaba embarazada y él cortó con ella.

-¿En serio? Sabes que yo nunca te dejaría si quedaras embarazada ¿verdad? –Dijo mirándome a los ojos preocupado.

-Lo sé, Efri. Nuestra relación será parecida, pero no somos iguales a ellos.

O eso esperaba.

Between GhostsDonde viven las historias. Descúbrelo ahora