Capítulo 17

819 82 6

Titus se sentó en una mesa fuera de la cafetería local cerca de la esquina del palacio de justicia, leyendo una revista y tratando de mezclarse. El perro que había adoptado del refugio hace una semana daba vueltas a sus pies, el nunca se imaginó ser dueño de un perro, pero le gustaba de cómo aquel cachorro le hizo tener una apariencia discreta y no amenazante. Era un pequeño perro callejero, no demasiado lindo como para llamar mucho la atención, y le ofrecía la perfecta excusa para caminar por las calles de la ciudad mientras estudiaba las rutinas de Clarke Griffin.

Ella debía presentarse en la corte en cuarenta y cinco minutos, y probablemente debería regresar a su laboratorio después de dar su testimonio. Pero lo que le interesaba era a donde iría está noche, últimamente había estado pasando mucho tiempo con la atractiva mujer de cabello castaño, pero después de su discusión de ayer por la noche, sus pautas sociales probablemente estaban a punto de cambiar, no tenía idea de donde durmió después de su pelea, hubierat sido demasiado arriesgado seguirla por mucho tiempo mientras conducía sin rumbo por las calles después de dejar la casa de su amiga, pero planeó mirar su edificio de apartamentos esta noche para ver si ella regresaba a su casa. La presencia de su personal de custodia había complicado sus planes, pero él se adaptaba. Tan pronto como vio a los dos mismos hombres estacionados en la calle en frente de su edificio tres noches seguidas, supo que tenía que elegir cuidadosamente sus momentos para interactuar con Clarke.

A pesar de que anhelaba conseguir contacto físico con ella otra vez, él había decidido contenerse por ahora. Dejar que su obsesión por Clarke Griffin nublara su buen juicio era la mejor manera de ser atrapado. No podía ser atrapado. Era demasiado malditamente inteligente.

El nunca tomaba un trofeo no importaba lo mucho que lo deseara, tras mantener todo el pelo de su cuerpo afeitado para no dejar evidencia útil, tras mantener sus fluidos corporales para sí mismo, no perdería su libertad por una emoción rápida. Sin embargo, si estaba dispuesto a matar de nuevo. Y esta vez, quería que Clarke lo supiera antes de completar el acto para que pudiera sentirse aún peor después de que descubrieran donde dejara el cuerpo.

Los policías estaban pegados a ella todo el día, no estarían vigilando su apartamento mientras ella estaba en la corte. Esta sería la oportunidad perfecta para iniciar la siguiente fase de su plan.

Sin duda el mejor lugar para dejarle su regalo era en su puerta. Esperaba que decidiera dormir en casa esta noche para que lo encontrara justo cuando ella pensara que había regresado a un lugar seguro. Su polla se puso rígida ante la idea de lo asustada que se sentiría, al saber que él había estado de pie en la puerta de su apartamento solamente horas antes, tan cerca de invadir  su santuario privado. Recordándole que ella no tenía dónde esconderse.

Su perro, quien no tenía un nombre, jadeaba alegremente como si percibiera su emoción, le devolvió la mirada con cara de piedra. Tan buen accesorio como lo era, no estaba seguro de cuánto tiempo se molestaría en mantener al animal.

¿Qué podría pensar Clarke si un perro muerto se entregara en su laboratorio, envuelto con un lazo y una nota de que ella podría ser la próxima? Era una opción, por lo menos, para deshacerse del animal.

XXXXX

La noche después de la luna llena, Lexa pensaba cual debería ser su siguiente paso. Las noches antes y después de la luna llena no provocaba una transformación, pero el tirón embriagador de la Luna hacía que fuera difícil para ella pensar con claridad, sin embargo ella tenía que llegar a Clarke de alguna forma.

Su parte cínica le dijo que la dejara ir para tratar de olvidar la fantasía de tener una verdadera vida de pareja. Que Clarke había sido sólo una distracción, aunque una magnífica, pero que no podía recuperar lo que había perdido. Decirle a Clarke la verdad sobre su naturaleza era angustiante y ella ha no podría decirle ninguna otra mentira. Tener una vida con Clarke llena de mentiras y traiciones no era justo para ninguna de ellas. No si ella realmente amaba a Clarke.

Ferocious Link  (Adaptación Clexa)¡Lee esta historia GRATIS!