Entrevista con la vampira

97 5 2

Esta historia es una tontería, escrita para pasar el rato, en enero de 2007... está inspirada a conciencia por la novela de Anne Rice con el mismo nombre (pero en masculino) del que hago algunas referencias :D mmm... a Jade parece ser no le gusta hablar de Cassandra :P ni de nada de su pasado...

El vocabulario vampírico de esta historia está basado en el juego de rol de "Vampiro, la Mascarada", del que he derivado esta entrevista del libro de rol para poder usarla en la historia o.o era en principio un cuestionario para crear la personalidad de tu personaje. :)

***

Entrevista con la vampira

Es una noche oscura y sin luna. La joven entrevistadora saca la grabadora, selecciona un par de opciones en la pantalla táctil y la pone en marcha sobre la mesa.

—¿Está preparada? –pregunta.

—Por supuesto —responde una voz femenina entre las sombras—. Pero seré breve. No puedo permanecer mucho tiempo en el mismo lugar, y menos aquí, ya me entenderás. Hay muchos de los míos que quieren ver mi cabeza colgada en su pared.

—¡Oh, bien…! –responde la chica nerviosa—. Entonces… empecemos cuanto antes. Dice usted que es…

—Soy vampira.

—Ah… —a la joven le da un escalofrío de terror—. ¿Y tiene colmillos?

La entrevistada sale a la luz, o mejor dicho las sombras le dejan paso, y muestra unos preciosos colmillos con una sonrisa siniestra. Es hermosísima, con unos hipnotizadores ojos verdes que la joven mortal intenta evitar en todo momento. Su cabello es largo y negro, de apariencia suave como la seda, pero no vivo.

—Eh, eh… —la entrevistadora se cree que le toman el pelo—. Tú eres como uno de esos que se pone los dientes de gato, ¿no?

—Mmm… creía que quería la entrevista —la vampiresa sonríe con un claro deje de desapasionamiento. Está claramente aburrida y molesta…—. Eh… ¿no le parece que esto se parece un poco a lo que le hicieron a Louis de Pointe du Lac?

—Sí, pero yo querría entrevistar a algún vampiro español… y… que fuera real…

—Oh, sí, por supuesto. A decir verdad todos más o menos venimos de aquí. ¿No creerás que todos los vampiros son de Transilvania o América, no?

—Claro que no…

—Ehm… no me gustaría ser descortés pero el tiempo corre —la entrevistada observa con impaciencia un hermoso reloj de plata labrada de su muñeca.

—¡Claro! Empecemos…. ¿Cómo se llama?

—Jade.

—Pero ese nombre será un seudónimo o algo parecido, ¿no es así?

—No es mi nombre mortal, claro está. Ése no lo recuerdo, y aun así no te lo diría, pues cualquiera puede usarlo contra mí.

—¿Qué edad tiene?

—Más de 200 años…

—Entonces es una vampiresa relativamente joven, ¿no es así?

—Relativamente… pero no mucho menos poderosa. Podría matarte con un gesto.

La joven entrevistadora se estremece de terror. Quizás se esté pensando en alcanzar la puerta.

—¿Cuándo y dónde nació?

—En a finales del s. XVIII más o menos, en Málaga. Era un lugar muy diferente al de ahora, la verdad… No había tantas luces ni tantas sirenas…

Ojos de Joyas¡Lee esta historia GRATIS!