Chac Mool Taquería

26 0 0
                                                  

A la hora de olvidar lo más difícil es conseguir que se vaya del todo 

todo aquello que ya se fue.

(Marwan)


 Me duele que no seas vos quien vino en tu cuerpo para firmar esta paz necesaria. Éramos dos envases llenos de lágrimas. Llorabas por ella y yo aún lloro por vos. Te miraba sin expresión mientras moría por dentro. Caminamos mezclando silencio y preguntas sin mucho sentido bajo el sol de la tarde. Fueron nuestros últimos pasos lentos compartidos en el centro histórico de Puebla y como si algo me llamara levanté la vista y leí "disfruta el nuevo comienzo". Sonreí porque la vida me hablaba a través de una playera rosa. La vida es más literaria de lo que se cree. Las historias se escriben solas, pensé. Después de cuatro meses sin hablar me escribiste un mensaje que me encontró en el balcón del Palacio de Cortés en Cuernavaca, entre piedras aztecas, hierros que usaban para marcar a fuego a los esclavos y espadas de la conquista. Si lo leo en un libro de Carlos Fuentes podría pensar que fue una jugada literaria esta de traer a uno de los personajes a semejante escenario histórico. Esto pensaba de regreso a casa en el auto y cuando recordé a Carlos Fuentes como hace unos renglones atrás, miré por la ventanilla y leí el nombre de una taquería: Chac Mool... inevitable asociarlo a Carlos Fuentes... La vida me guiña un ojo otra vez y se sienta conmigo a escribir este relato de amor, de olvido, de miradas sin brillo, de puentes que se cruzan sin mirar atrás, de últimos abrazos y de una despedida, esta vez sí, para siempre.



El pacto / Río abajoDonde viven las historias. Descúbrelo ahora