Ataque parte 1

889 65 13

LEE, COMENTA Y VOTA.
La segunda parte será mucho más larga, lo prometo.

Jasper: debes corregir a la brevedad ese vocabulario, señorita.

______: estoy hablando en serio, ¿Que mierda esta pasando?

Jasper: esa explicación tendrá que esperar - giro su rostro para mirar al chico de cabelleras oscuras - será mejor que te vayas, Alec.

Alec: He dicho que me la des - y acto seguido una neblina negra me envolvió.

Primero no veía nada y eso no era mucho problema. El problema surgió cuando no puede sentir el tacto de Jasper en mi espalda ni piernas, me desespere por entender que estaba pasando, trate de gritar pero mi voz se había perdido entre el humo. 

Y poco después de no poder sentir a Jasper a mi alrededor, mis sentidos bloquearon a mi propia presencia. No podía ver mis manos, no podía sentir mis dedos moverse, no sentía el peso del yeso en mi pierna, tampoco sabía donde estaban mis piernas, quería llorar, pero tampoco sabía si realmente lo estaba haciendo, pues por muy extraño que suene, tampoco sabía si mi cabeza seguía allí.

Estaba en un vació en donde ni siquiera diferenciaba colores, lo único claro de la situación era que mi alma se mantenía en algún espacio. No estaba segura de lo que pasaba, me estaba volviendo loca; primero el chico de ojos rojos recibe un balazo y no le pasa absolutamente nada, luego aparece humo de sus manos y de la nada estoy en brazos de Jasper que vaya a saber quién de donde apareció y después... Mierda.

Debía moverme, pero... ¿Donde? ¿Donde estaba? ¿Aún existía o era un sueño falso, algo así como una pesadilla? Acaso, ¿me estaba volviendo loca y todo era solo una imaginación mía? Quizás era un tipo de droga  o efecto secundario que tenían mis remedios y estaba pasando por una ellas, despertaría en un instante y simplemente todo sería una mala jugada de mi mente que tendría que ser tratada a la brevedad por Carlisle. 

Un manicomio o psiquiatra no estaría mal.

Ya no sabía si existía, tenía miedo, estaba sola al igual que esas veces que me tenía que esconder de Frank, estaba sola igual que en mis tiempos más oscuros. No podía sentir frío, no podía sentir dolor, sin embargo estaba completamente asustada.

De repente sentí que alguien me cargaba como costal de papas, mientras corría. Pude ver el suelo blanco y pude sentir el aire correr por mis pulmones mientras la brisa abofeteaba mi cabello en mi rostro, mi pierna tenía un leve dolor como si una aguja se estuviera clavando en mi hueso. Pude sentir la temperatura fría que chocaba contra mi cuerpo, estábamos arriba de un árbol a una distancia considerable del suelo.

Pronto me acomodaron y cargaron como si fuera un bebé. El chico de ojos rojos estaba allí frente a mí. No parecía cansado pese a que me había cargado, un sentimiento de terror cruzo por mi cuerpo y me quede paralizada observándolo, esperando que hiciera o dijera algo. Se inclino a mi altura, su rostro estaba a unos centímetros del mío, sus ojos rojos taladraban cada movimiento que hacía al tratar de retroceder y ampliar el espacio que nos separaba.

_____: ¿Quién eres? - tenía miedo, pero debía de saber que estaba pasando.

aaaa: Alec Vulturi ¿acaso me olvidaste? - dijo con una sonrisa sádica que me alarmo aún más

_____: Tuve un accidente, no recuerdo mucho. - dije en un tono bajo, tratando de analizar mis alrededores, pero no había pista. Solo bosque a mi alrededor. 

La fuerza que ejercía sobre mi brazo hizo que se llevara todo mi atención, empezaba a doler. Una luz roja y nuevamente unos ojos carmesí cruzaron por mi mente como flashes. Su mirada estaba clavada en mi rostro, pasando de mis ojos a mis labios. Un pequeño dolor de estomago paso por mi cuerpo, junto con un estremecimiento que hizo temblar a mi pequeña anatomía.

Tenía un mal presentimiento.

Sus dientes eran colmillos puntiagudos y sus ojos dos farolas rojas.

Jalo de mi cabeza o mejor dicho de mi cabello, provocando que mi cabeza se ladeara y dejara al descubierto una parte de mi cuello. Sentía su respiración aproximándose lentamente y pese a mis intentos de empujarlo sin resultado, él parecía  más inmerso en un punto fijo de mi cuello.

Temblaba. Cada fibra, cada célula de mi cuerpo temblaba de terror. No entendía que estaba pasando.

Vampiro.

Resonó una pequeña voz aguda en mi cabeza. Sin embargo, solo pensaba en lo ridículo de este pensamiento. No podía ser cierto, ellos solo eran parte de la ficción de los escritores....

Un pinchazo se instalo en mi cuello y no pude evitar gritar de dolor.

********

Espacio: Bosque con los Cullen.

Un chico rubio estaba tendido en el suelo, sus sentidos habían sido bloqueados en un instante y aún no se enteraba que su hermana pequeña había sido secuestrada por el prodigio de los Vulturi. Un hombre ya mayor y una mujer con una cicatriz en su rostro estaban en las cercanías con graves heridas, sus cuerpo no despertarían ya en varios días.

No demoraron en llegar más personas al lugar; los primeros en aparecer fueron las caras pálidas, seguidas de un par de chicos Quileute que se dirigían a verificar el estado de su familia. Todos iban entre calma y alegrías,  al descubrir que la pequeña Reneesme ya estaba a salvo y no tendrían que preocuparse de los Volturi por el momento, sin embargo, esas alegrías cesaron cuando vieron tres cuerpos tirados en el suelo y una silla de ruedas vacía. 

Emmet, Alice,Rosalie y Esme, se acercaron en un pestañeo al ex soldado, agitando su cuerpo para que recobrara el conocimiento. No demoraron en despertar al chico y saber que había pasado. Paralelamente los lobos se acercaron temerosos a los dos cuerpos; el ex alfa no podía evitar que su cara se viera pálida, su cuerpo se sentía como gelatina, más grande fue su alivio al comprobar que Emily seguía respirando. El nuevo alfa corrió apresuradamente a levantar a su padre y acomodarlo en su cuarto (aunque no sin antes asegurarse que este tenía pulso) y el chico más joven de los tres miraba horrorizado el lugar y buscaba rastro de su alma gemela, estaba desesperado, el aire se había esfumado y no pensaba con claridad, se adentro a la casa de Billy sin rastro de ella y cuando salio escucho el momento exacto en que Jasper Hale nombraba al culpable "Alec se la ha llevado".

Alec se la ha llevado... Era lo que rebotaba dentro de la cabeza del chico, se escuchaba como eco. Mientras su cuerpo se tensaba a cada segundo que pensaba en que podría estarle pasando a _____. 

El chico seguía su característica aroma, esa que tanto le gustaba sentir por las mañanas o en las noches cuando dormían juntos. Sentía pasos detrás suyo, alguien o algunas personas se habían unido en su búsqueda pero él pequeño quileute no estaba interesado en quien estuviera a su lado corriendo, él estaba interesado y ensimismado en seguir el olor de su chica.

Las ramas chocaban contra el rostro del chico rubio que había intentado proteger a su pequeña hermana, la culpabilidad por su debilidad estaba carcomiendolo por dentro  a medida que avanzaba por el bosque, su sentimiento de querer arrancarle la cabeza al protegido de Aro crecía. La respiración de 3 vampiros que iban tan rápido como podían se escuchaba solo en los oídos de los que estaban en el bosque.

El aroma de ______ se hacia cada vez más fuerte ante las narices de los seres sobrenaturales, sabían que ya estaban llegando. De un momento a otro el vampiro más viejo de todos dio cese a su velocidad y se ahogo con el viento que estaba evitando pasar.

El aroma a sangre se sentía en el aire y sus sentidos sedientos de sangre salieron a la luz, aunque él trataba de mantenerlos a raya. Al igual que su hermano, las demás caras pálidas sintieron el hedor a sangre humana, pero por el contrario de su hermano, estos apuraron el paso, pasando a los lobos que antes tenían la delantera.

Su sorpresa y desesperación aumento cuando vieron al protegido de Aro enterrando sus colmillos en la pálida piel de la chica que retenía en sus brazos.






Tú Eres Todo Para Mí (Seth) *Editando*¡Lee esta historia GRATIS!