Capitulo 68

2.7K 120 0

Perdí la primera hora ahora estoy perdiendo la segunda sencillamente porque no estoy prestando atención no podía dejar de pensar en la ‘discusión’ con Justin aún estaba sorprendida por el hecho de no haber llorado frente a él ni el que se me quebrara la voz, por fin termino la hora y salimos aún quedaba las otras materias para este entonces ya me sentía mal, al salir todos estaban reunidos en el cafetín en forma de círculo ‘¿Otro espectáculo más? Con tal y no tenga que ver conmigo, todo bien’ Me acerque para ver y no sabía si alegrarme o no porque no era conmigo pero definitivamente me dolía.

- Atención chicos – grito Selena para llamar la atención, este era su objetivo día tras día, al ver que todos atendían siguió hablando – Quiero presentarles a mi novio – todos se miraron ‘¿Qué novio? ¿Ya encontraron quien te soporte?’ pregunte en mi interior – El es Justin Bieber – todos aplaudieron mientras ‘literalmente’ un balde de agua fría caía sobre mí sin pudor alguno ¿Novio? ¿Justin? Mire a Justin y el tenía una mirada de no entender, luego ella fue hasta donde él y lo beso mientras él sorprendido lo correspondió, esta verdad demuestra todas sus mentiras juntas hoy ya no podía más tenía que salir de aquí no podía soportarlo más, corrí a la dirección y pedí un justificatorio de salida con la excusa que me sentía mal y no podía mantenerme en pie, fui a la sala a entregar el papel, entre y lo primero que vi fue a Justin junto con Selena mientras ella le coqueteaba yo le lanzaba una mirada de desilusión y él una de ‘arrepentimiento’ salí de ahí hecha un mar de lágrimas.

Tome un taxi y fui a la casa busque la llave y con las manos temblorosas abrí, la casa estaba sola, fui a mi cuarto y me lance a la cama de inmediato llorando como si fuera el último consuelo que podía tener, sentí un fuerte dolor en el pecho, era el corazón que ya no aguantaba era esa última esperanza que tiene el corazón que sabiendo aun que ya no tiene remedio sigue pegado colgando de un hilo esperando que ocurra un milagro, así, de la nada, era otra de esas ilusiones de las cuales dependo cada día, salí de mi cuarto y fui a la cocina, abrí el refrigerador y encontré un gran tazón de helado ¿Qué mejor que aliviar las penas que comiendo helado? Típico remedio casero, subí a mi habitación y vi una foto pegada al lado del espejo era cuando tenía 6 años y estaba junto a un pequeño de 4 años, era mi hermano Matías, estábamos en la playa, yo sonreí como nunca mientras algunos dientes se asomaban y Matías apenas sonreía, mi sonrisa no fue porque estaba en la playa sino simplemente porque tenía a mi hermano al lado, recordé que mañana se cumplen 10 años de la muerte de mi hermano aún no puedo creer que este sin él en estos momentos tuviera la edad de Sebas 14 años pero el destino me lo arrebato de las manos sin yo poder hacer nada, eran tantos los recuerdos que no podía recordarlo sin derramar algunas lágrimas.

Me senté en la cama con mi pijama y el gran tazón de helado, comí hasta acabarlo todo, puse el helado en la mesa que estaba aún lado de la cama, no tenía nada que hacer de alguna forma u otra tenía que ocupar mi mente no quería echarme a morir llorando aunque eso sentía pero algo tenía que hacer abrí el cajón de la mesa, me sorprendí recordé que allí estaba mi teléfono celular que ya hace días no utilizaba dude un momento en tomarlo peor me decidí por hacerlo, temerosa tome el celular entre mis manos, dude en encenderlo estuve 5 minutos mirándolo fijamente debatiéndome entre encenderlo o no, al fin y al cabo ¿Qué puedo perder?, lo encendí, minutos después recibí todos los mensajes que no había leído la mayoría eran de Justin, empecé por leer en este orden: Payton, Chaz, Chris, Caitlin, Ryan y finalmente Justin

Payton: ‘Amiga de verdad perdóname no fue nuestra intención herirte, es solo que no sabíamos cómo decírtelo, de verdad te extrañamos.’

Chaz: ‘Se que no fuimos los mejores amigos pero tratamos de evitarte el dolor todo lo que pudimos pero al final estallo la bomba, lo siento por compórtame así, no queríamos que pasara todo esto, nuevamente lo siento’

Chris: ‘Eres nuestra amiga no debimos ocultarte la verdad solo queríamos, de algún modo, protegerte, lo lamento’

Caitlin: ‘Se cómo te sientes, ese día estaba cortante porque no estaba de acuerdo con ocultarte la verdad, se que hice mal en hacerlo me comporte como su cómplice. Eres mi mejor amiga si no me quieres hablar más estás en todo tu derecho. Espero que estés bien’

Ryan: ‘Sabes que eres mi mejor amiga y siempre lo serás pase lo que pase, te conozco perfectamente se que tardarás días en leerlo, solo quería decirte que de verdad lo lamento no me comporte como debía hacerlo y te fallé, pero juro que no fue mi intención espero que perdones, te amo como mi hermana menor que eres’

Justin: ‘Por favor perdóname, te amo, se que lo que hice estuvo mal pero me arrepiento tanto, espero que me perdones. Te amo’

‘Quisiera explicarte todo lo que paso en persona no fue mi intención hacerlo, todo se salió de control y cuando vi ya lo había arruinado todo, tire todo a la basura en una noche, perdí lo que más quería en una fiesta y arruine el maquillaje de la persona que amo en este mundo, me deje llevar por la ira y no sé qué hacer para que me perdones es todo lo que pido, te amo y siempre lo haré’

No pude leer los demás mensajes, muy devastada estaba con estos mensajes como para seguir autodestruyéndome, abrace una almohada tratando de dejar el dolor en ella mis ojos ya ardían pero lágrimas sin control bajaban vagamente por mis mejillas rosadas y ásperas, mi nariz roja como en invierno y mi blusa mojada se veían a distancia, fue un error leer los mensaje pero a la vez me sirvió para darme cuenta que tendría que hacer mucho para olvidarlo si eso era posible, verlo en los siguientes días de clases no me ayudaban tampoco faltaba poco más de un mes para terminarlas, un mes donde vería a Selena y él besándose, tomados de mano sonriendo juntos, cosas que hacía conmigo ahora las hará con ella, decidí acostarme, el dolor de cabeza se hacía presente y no estaba de ánimos para buscar una pastilla.

Luego de dormir no sé cuantas horas un sonido me despertó de repente era como si hubieran estrellado un objeto contra una pared, luego se escucho que la puerta del cuarto de Dylan se cerró con fuerza y después todo quedo en silencio, ‘tal vez estaban jugando y rompieron algo’ aún seguía un poco dormida pero el sonido de mi celular terminó despertándome repentinamente haciendo que pegara un pequeño salto, sin mirar el identificador conteste.

- ¿Hola? – pregunte pero nadie contestaba - ¿Quién habla? – Pregunte de nuevo ya que no obtuve respuesta de la persona del otro lado de la línea solo se escuchaba su respiración – Si no me dice quien es colgaré.

- Soy Justin – dijo aquella voz repentinamente que aún cuando no hay nada entre nosotros me pone igual de nerviosa como la primera vez. 

Go Away-Justin Bieber y tu.¡Lee esta historia GRATIS!