Capítulo 3

5.9K 358 29

PDV DE CRYSTAL

Me desperté a causa del sonido de mi despertador sonando sin parar. Apagué la alarma y me dirigí al baño. Observé la imagen que me devolvía el espejo detenidamente. Tenía una pinta horrible. Mi pelo no tenía tirabuzones como siempre, si no que era una masa de pelos enredados entre ellos.

Siempre había tenido ojeras, pero mis ojos azules lo disimulaban bastante, ya que me hacían parecer más despierta.

Me duché, me vestí, y fui a desayunar. Nunca me encontraba a mis padres en casa por la mañana porque sus trabajos empezaban bastante pronto.

Preparé el desayuno para Allison y yo y luego fuimos al cole.

***

-         ¡Chicos! –nos dijo Ashley gritando mientras se acercaba- ¡Os tengo que contar algo súper importante!

Anthony y yo nos miramos.

-         Déjame adivinar –dije yo en tono sarcástico- ¿Te has echado un nuevo novio?

A Ashley se le borró de repente la sonrisa. Había dado en el clavo, y no era la primera vez.

Anthony y yo nos empezamos a reír.

-         ¡Parad de reíros! –dijo Ashley medio en broma medio en serio- ésta vez ha sido especial, lo prometo.

-         Bueno… -dijo Anthony dudoso- Si tú lo dices… ¿Quién es?

-         Connor Kidd –respondió  Ashley

Anthony y yo nos quedamos con la boca abierta. ¿Connor Kidd? Era un chico muy inteligente, uno de los que mejores notas sacaban.

No es que no estuviera  contenta por ella, pero nos sorprendía porque a Ashley le iban más los tontos con los que podía salir una semana y luego dejarlos.

-         ¿Qué pasa? –exclamó Ashley satisfecha- ¿Ahora quién se ríe?

-         ¿Pero estáis saliendo? – le preguntó Anthony.

-         No, pero hemos tenido una cita y nos fue muy bien.

-         Me alegro mucho por ti Ashley –le dije con una sonrisa.

Miré a Anthony. Noté algo raro en él.

***

Después de varias clases viendo como Anthony se dormía en clase, llegó otra vez la hora de la comida.

Nos sentamos y cuando vimos a Dylan a lo lejos, le saludé y le hice un gesto con la mano para que se sentara con nosotros. Se acercó se puso delante de mí, como ayer.

Anthony y Ashley estaban hablando sobre cuál de las dos películas de los juegos del hambre era mejor, cuando Dylan me preguntó algo:

-         Por cierto Crystal, tenemos que quedar para el trabajo de biología.

Me quedé pensando un rato. Supongo que tardaríamos 2 o 3 días en hacerlo, así que cuanto antes mejor.

-         Es verdad. ¿A ti que día de la semana te va mejor? Porque yo creo que tengo todas las tardes libres.

-         Yo tampoco tengo la semana muy ocupada sinceramente. ¿Te parece bien hoy? Así ya sabemos cuánto tardaremos más o menos.

Nunca le había visto pronunciar tantas palabras juntas. Debí de quedarme con una cara de pasmada porque me preguntó con una cara confusa.

-         ¿He dicho algo malo? ¿Estás bien Crystal?

Me reí y no le di importancia.

-         Nada. ¿Vamos después del colegio a tu casa?

-         Ok.

Luego él volvió su vista a su plato de comida y yo hice lo mismo.

***

Estábamos en las taquillas sacando y metiendo libros.

-         Crystal, ¿Vamos de compras? Es lo único que me puede animar en este momento.

Era difícil rechazarlo. Ir de compras era nuestra religión, como para la mayoría de las chicas.

-         Es que hoy he quedado con Dylan para hacer lo de biología.

-         Porfaaaa… -me suplicó.

-         Ya sabes lo que me cuesta rechazar esa oferta, no lo hagas más difícil –le dije riéndome –de hecho deberías ir pensando tú también en empezar el estúpido trabajo.

-         Ya sabes lo poco que me importan los trabajos –hizo una pausa y me miró sonriéndome- Oye, tú y Dylan parece que os lleváis muy bien…

Rodé los ojos y me despedí de ella. Me dirigí a la taquilla de Dylan para irnos a hacer el trabajo y ahí estaba.

Me vio y cerró su taquilla.

-         ¿Vamos? –me dijo.

Asentí y comenzamos andar hacia la salida. Después de un rato, cuando empecé a sentir frío, me acordé de que había dejado mi chaqueta en mi casillero.

Dylan se debió de dar cuenta de que tenía frío porque me preguntó mientras me miraba tiritar:

-         ¿No tenías una chaqueta esta mañana?

-         Sí, pero me la he olvidado en el cole.

-         ¿Quieres ir a buscarla? Te espero aquí.

Asentí y me fui corriendo de vuelta al cole. Eran las 3 y el instituto no estaba cerrado porque los más mayores todavía tenían clase así que no tuve problemas para poder entrar. Cogí mi chaqueta y volví hacia donde estaba Dylan. Sin embargo, no lo vi por ninguna parte.

¿Me había equivocado de camino? Estaba bastante segura de que era por aquí.

-         ¿Dylan? –le llamé- ¿Estás ahí?

-         ¿Crystal…?

La voz salió de un callejón. Me acerqué y vi a Dylan.

Estaba sentado con la espalda apoyada en la pared y tenía una pinta horrible. Le sangraba la nariz y el labio inferior.

Fui corriendo y me arrodillé al lado suyo. Sentí mucho miedo, su cara tenía muy mala pinta.

-         ¿Qué te ha pasado? ¿Estás bien?

Busqué nerviosamente unos pañuelos para quitarle la sangre en mi bolso. Los saqué pero se me cayeron porque mis manos estaban temblando. Los recogí y se le puse uno debajo de la nariz.

Él levantó la mano y me ayudó a sujetar el pañuelo.

-         ¿Quién te ha hecho eso?

-         Unos tíos muy enfadados… No les conocía.

-         Voy a llamar a la policía –dije y empecé a buscar de nuevo en mi bolso para coger mi móvil.

Con la mano que tenía libre me agarró el brazo para detenerme.

-         No lo hagas por favor.

Abrió los ojos y me miró. Él también parecía asustado ¿Por qué no quería que llamase a la policía? ¿No era mejor que atrapasen a esos chicos mientras estuvieran cerca de aquí?

-         Vale –dije finamente- ¿Te puedes levantar?

Dylan lo intentó pero no lo consiguió. Pude ver que no sólo le habían pegado en la cara, porque también le dolía el cuerpo. Le ayudé a levantarse y seguimos caminando.

***********

Espero que os guste el capítulo :)

Si comentáis o votáis os lo agradezco muchísimo.

-Sara ;) xx

¿Por qué no sonríes?¡Lee esta historia GRATIS!