Acto 19: Mi nombre es...

486 45 4

—Escucha, eso de retener, cadenas y encierro no son cosas que me agraden mucho, sería bueno que...

—¿Estas negociando conmigo? ¿Sabes quién soy, niña insolente?— sonreí en respuesta.

—Juubi, el lobo de 10 colas, la bestia más poderosa, sé que tienes planes para bien, pero tus métodos no son los mejores

—Ray, mi nombre es Ray, la loba de 10 colas— habló con orgullo— y tú, vil humana no tienes derecho ni de mirarme a los ojos.

Mi reacción fue mirarla fijamente con un toque de burla.

—Creo que tú aún no comprendes que esta etapa en la que te encuentras la humanidad la supero hace mucho.

—La humanidad se pudre cada vez más y mi deber es acabarla. Lo único que hacen es manchar la tierra de este noble mundo. Tú especie debería tener más consideración con el lugar que los acoge y les da un hogar— cuánta razón cargaba esta loba.

—Escucha Ray-sama, hagamos algo, estaremos atadas un buen rato. Entiendo tus razones, hace no mucho tiempo tuve una enorme necesidad de acabar con un par de idiotas que solo desperdisciaban oxígeno, después entendí que no es deber ni responsabilidad mía hacerlos pagar, el tiempo es sabio, tu mejor que nadie debería saberlo. Como te decía, no consideremos esto una atadura... Que sea una unión.

—¿Qué planeas humana?

—Sakura, mi nombre es Sakura.

(...)

¿Qué se supone que haga? Hace casi un año salí de mi aldea con la esperanza de llegar a este punto, bueno, llegué a él mucho antes, pero mi plan era distinto. Tenerlo frente a mi, gritarle cuanto lo odio y mostrarle todo el daño que causó. Sin embargo ahora un sentimiento de lástima me carcome el alma, hacia él y hacía su hermano. Aunque por su hermano sienta más que solo eso.

El Uchiha menor junto con su grupo de lerdos decidieron unirse a Akatsuki. El plan marcha como debe. Mi corazón no.

Humana, siento un flujo extraño de tu parte, estás muy alterada.

Ray-sama, no sé si pueda entender que mi nombre es Sakura.

Solo cállate y tranquilizate, el peor error que puedes cometer es demostrar que sientes de más, lo sabes.

Si señora.

El Uchiha fue aceptado con rapidez, muy en el fondo yo me negaba, no quería que el formara parte de esto. Pero el pequeño e indefenso Tobi lo mando así. El comandante en jefe de todo esto. Una marioneta más a mis ojos. Por eso mismo, él acepto mi trato.

—Sakura— habló él, con su típico tono sin vida. Yo solo seguí caminando por la guarida, tenía temas que tratar con Óbito— Sólo quería agradecerte por abrirme los ojos con mi hermano, ahora sé que la culpable de todo es Konoha— alzó la voz para que yo la captara.

— Eres estúpido, Uchiha— solté, con esa ponzoña ya habitual en mi hablar. Continué con mi camino.

Culpar siempre es tan fácil, es siempre la salida más sencilla. Mientras este idiota no deje de culpar y comience a aceptar seguirá pudriendose en ese deseo de venganza.

Vaya Inner, parece que has madurado a la par que yo.

Oh, no, no, siempre seré tu niña interior, Saku. La parte humana que te mantendrá cuerda y con los pies en el suelo. Tú refugio.

Supongo que gracias, Inner.






Sakura en Akatsuki → ItaSaku¡Lee esta historia GRATIS!