「ochenta y nueve」

594 116 59

Estaban en él hospital, sin saber absolutamente nada de los dos, Jackson estaba devastado, llorando frente sus amigos, su pequeño le había dado un giro a su vida, lo amaba mucho, esperaba malas y buenas noticias, doctores, entraban y salían e igual enfermeros, la operación llevaría por lo menos 6 o 8 horas, era lo mínimo que llevaba la operación.

—Necesito saber, saber de mis dos bebés, de mi príncipe y bebé.

Golpeaba la pared mientras lloraba, si perdía a uno, no sabía como reaccionar, seguramente con la ayuda de su otro angelito saldría adelante, pero con gran dolor, pero...si perdía a los dos, él no se quedaría a seguir, los híbridos lloraba aferrándose a sus amos, mientras sus ojos se llenaban cada vez más y más de tristeza.

Jackson estaba que hechaba fuego, la culpable era Irlanda, si no fuera por las personas que estaban ahí, no quería saber lo que pasaría, Jackson estaba junto él peluche que Mark amaba, cuando lo viera, se lo daría, le diría tantas cosas, lo amaría más que nunca.

Al ver salir al doctor, se acercó rápido preguntando.

—¿Cómo está? ¿bien? ¿el bebé? ¿Mark? ¿cómo?

—Aún no acabamos, le diremos mañana.

「H y b r i d」M.S¡Lee esta historia GRATIS!