Capítulo 76(Te seguiría al fin del mundo)

761 1 0

Le seguí por el camino. Las pocas ojas que el viento no se había llevado del otoño, crujian bajo mis pies. Me estaba alejando de la gente, es más, nos estabamos alejando. Le seguia ocultándome como podía en arbustos, a la espera de que se parase. No sabía si alguien me estaba observando o viendo en esos momentos, solo esperaba a que no gritase ni me delatase.

El chico estaba sufriendo lo mismo que yo,¿Por que iba a dejarle marchar asi sinmas? La gente era muy cruel y el no se merecía aquello. No era como ellos, lo presentía. Era diferente, buena persona, eso seguro.Cuando se paró en seco, yo lo hize tambien. Me oculté como pude detras de un árbol y rezé para que se sentase en el suelo y no siguiese caminando. Mis pies estaban molidos y necesitaba descansar... y hablar. Solté un leve suspiro y esperé unos minutos. De repente, noté que el chico empezaba a caminar de nuevo, pero no hacía delante... si no hacía mi. Con el corazon en un puño y latiendome con fuerza, se me olvidó de golpe todo lo que tenia pensado decirle.

-¿Qué haces aqui?¿Por que me sigues?.-preguntó de forma gruñona.

Me sobresalté y me aparté del árbol-

-Esto yo... comenze a decir.

-Lárgate, por favor, necesito estar solo.-se guiró sobre si mismo y empezó a caminar hacía delante.

-Esto yo... no deberias de estar sufrimiendo.-dije, decidida.

Se paró de nuevo y se guiró, enarcando una ceja.

-¿Como dices? Si apenas me conoces...

-Hemos hablado un par de veces y no necesito conocerte mucho para saber que lo estas pasando mal.-tragué saliva.-Yo he pasado por lo mismo que tú.

-No sé de que me hablas...-murmuró, intentando parecer extrañado y confuso.-Anda, dejame en paz,¿No ves que necesito descansar?

Fruncí las cejas y me cruzé de brazos. Estaba decidida a sacarle todo.

-No te hagas el tonto, que se te nota. Estas triste, tus amigos se meten contigo por que eres diferente a ellos. Eres mas fuerte y mas buena persona, no deberian de tratarte asi... plantales cara, no te quedes llorando en un rincon esperando a que alguien venga a socorrerte.

-Pues lo he echo y mira quien ha venido en mi busca... tú.-susurró.

Aquellas palabras me trastocaron por completo y tardé varios segundos en darme cuenta de lo que estaba pasando. ¿Que queria decirme con aquello? Yo creía que le estaba dejando bien claro que el me gustaba...¿Acaso el acababa de hacer lo mismo?

-No te entiendo...-susurré, al tiempo que oía pasos detras nuestro.

Una voz, muy conocida, masculina y con un toque agudo, me heló por dentro la sangre. Si me veian... estaba acabada. Mas bien, estábamos acabados. El pareció oirlos y se asustó.

-Vete, por favor, como te vean van a reirse de lo lindo y sacar conclusiones equivocadas.

Una voz femenina, muy aguda y familiar, se unió a la escuchada anteriormente. Estaban a pocos metros de nosotros, pero escondidos entre los arbustos. Él se alejó sigilosamente hacía delante y yo me quedé sola, en medio del camino. Mis pies querían volver hacía atras, con mis amigos, pero estaba paralizada.Alguien me tocó el hombro y solté un grito. Me giré sobre mi misma y allí estaba. No era el, pero sí una de mis amigas. Sus ojos castaños apenas se podían ver, ya que el flequillo lo tenía demasiado largo... como de costumbre.

-¿Que haces aqui?.-preguntó, extrañada, a pleno pulmon, como siempre.

-Chsss... te van a oir.-susurré, poniendo un dedo sobre mis labios.

Ella pareció extrañada, pero no dijo nada.

-Escucha...-susurré.

Entonces, un chico salió de los arbustos, en busca de su "novia".

Entoncés, alguien apareció detras de nosotros, Por el rabillo del ojo, supe que era el y no pude evitar sonreir. 

-¿Que haces tu aqui...?.-preguntó mi amiga, completamente anonada.

-Salí a dar una vuelta...-masculló el.

-Será mejor que te vayas...-le dije a ella-Tengo que hablar con el... además, creo que alguien te esta buscando.-susurré... ella sabía perfectamente a quien me refería.

La guiré completamente y ella se marchó del sendero.

Me guiré de nuevo y le dije:

-¿Por donde ibamos?.

-Mejor será que nos saltemos esa parte,¿No crees?

Se acercó a mi, me estrechó contra su cuerpo y me besó.

Definitivamente, el tiempo se detuvo.

Que piensa mi mente?¡Lee esta historia GRATIS!