D*mnn! Dancing boy.

937 174 26

El pulso se le aceleró en cuanto ingresó al edificio. Empujó la puerta de vidrio, no sin antes chequear que su reflejo  a través de ésta se viera completamente bien.

Su día finalmente comenzaba a mejorar. Estaba a cortos pasos de ver al chico lindo del aula 17 y las pulsaciones en sus muñecas llevaban un ritmo completamente desbocado.

Tranquilízate.

Atravesó el pasillo y se encontró con el número que estaba buscando. Era sin duda, la mejor parte de la semana. Cuando finalmente lograba ver la mata de pelo azabache, a través de la parte vidriada de la puerta,  moviéndose de aquí a allá debido a la coreografía. Un suspiro involuntario abandonó sus labios antes de abrir.

Golpeó con los nudillos dos veces, sabía que el muchacho del otro lado no podía escucharlo. Pero por supuesto no podía permitirse perder sus modales.

Aún abría la puerta cuando se encontró con una sonrisa que le robó el aire.

-Hola- le dijo el bailarín cuando sus ojos se encontraron con los de Jaemin. Y oh por Dios, Jaemin no podía creer que alguien cubierto en sudor, usando ropa deportiva se viera tan bien como aquel chico en ese momento.

-Hola- respondió mordiéndose el labio inferior a causa de su nerviosismo. 

-¿Cómo estas?- preguntó el otro como parte de su rutina habitual. Le dirigió una mirada que casi lo derrite a través del espejo que cubría la habitación.

-Bien, gracias- dió por finalizada la conversación mientras se sentaba a esperar que el reloj diera las seis. Entonces el malditamente sensual chico frente a el, lo abandonaría y Jaemin podría suspirar en Paz, y maldecir su cobardía por no atreverse a preguntarle el nombre y el teléfono al dueño de sus fantasías nocturnas. 

Sintió el madito celular en su bolsillo vibrar repetidas veces antes de que se terminé su paciencia. Resopló y lentamente desbloqueó la pantalla sólo para comprobar que tenía más mensajes de los que le hubiesen gustado de parte de Koeun, y Lami.

Para ser un maldito anti-social, sus "amistades" eran bastante intensas.

"jaemin recuerda
que tienes que darle
una respuesta a Mark.
se amable. "

"nana he oído que el chico nuevo
Lee Jeno esta en el equipo *_*"

"jaemin quizas puedas hacer amigos no seas pesimista"

"Nana quizás puedas hablar con el.
Es muuuuuy apuesto"

"Jaemin lee jeno esta en el equipo
El es nuevo y no te conoce.
Puede ser tu oportunidad para hacer un amigo"

H

Había más mensajes pero Jaemin se rehúso completamente a leerlos. Hastiado pasó una mano por su cabello intentando liberar su estrés.
Ya le dolía la cabeza.
Otra vez fastidiando con ese muchacho.
Jaemin deseó que Koeun y Lami pudieran unirse al equipo ellas, y ver al estúpido de Mark Lee y al "tan apuesto" Lee Jeno cuánto desearan, y dejen de fastidiarlo de una vez.

Así con la cabeza gacha y la mirada perdida en el suelo, se preguntó, qué sería tan maravilloso acerca de Lee Jeno.

Nadie que causara un impacto tan grande en la población estudiantil podía ser de su agrado. Fin.

-¿Estas bien?- oyó la voz del chico.

Jaemin levantó la cabeza y lo observó sentado a menos de un metro de él. Hurgando en la mochila para encontrar una botella de agua. Que tomó hipnotizando al castaño.
Se sentía como en una especie de película en la cual era una adolescente tonta, pero no se lo cuestionó demasiado mientras observaba al muchacho hidratarse.

-Eh... Sí, sólo... Cansado- sí, sonaba con un patético idiota. No podía conectar ideas. El estómago se le anudó cuando su atractivo desconocido abandonó la pocisión en la que estaba y se sentó a su lado, sus rodillas se tocaban.

-¿Es por el baile?- preguntó. Y Jaemin no pudo evitar sonreir un poco, porque sabía que la atención del chico estaba volcada completamente hacia el.

-No, es la escuela- respondió en tono dramático, y puchereando.  Miró al otro directamente, esperando que su ¿coqueteo? funcionase.

Y lo hizo.

Porque el muchacho a su lado no hizo más que asentir, sin despegar su mirada del rostro de Jaemin. Y volvió a la realidad sólo cuando éste largó una pequeña risita indiscreta.

-O-oh, entiendo. Espero que puedas arreglarlo todo.- despegó la vista de Jaemin apenas unos segundos. Y luego le sonrió, como disculpándose por su idiotez.

Jaemin creyó que podría haber muerto en ese momento.

Charlaron unos pocos minutos y quería seguir hablando con el bailarín, pero el reloj sonó tan pronto fueron las seis y el chico se despidió.

Completamente encantador.

Le dedicó sonrisas amables que Jaemin respondió y desapareció por la puerta. Dejándolo aturdido y completamente hechizado.

                             
✨✨

No se que hago con mi vida.
xdxdxd
Espero que este capítulo sea de su agrado. Aunque seguramente tenga que editarlo después. Porque soy una imbécil, y no termina de quedarme justo como quiero.
Saben que les agradezco mucho que lean, comenten y voten.
Son hermosxs y hacen mi miserable vida mejor.
Amor 💘 amor.

Xhuru out.

J.

headache. [JaeNo/Nomin]¡Lee esta historia GRATIS!