Capitulo 50 (Final) "Un buen término para todos"

251 11 13

Despierto pero no hay nadie a mi lado. Algo alterada y confundida me siento en la cama. De pronto se abre la puerta de la habitación y Bon Hwa ingresa con un contundente desayuno en una bandeja móvil.

-Ya despertaste-dijo alegre.

-No me digas-bromeé.

-¿Cómo dormiste?-sentándose junto a mí.

-¿Dormir?-volví a bromear ordenando un poco mi cabello.

-Por eso te amo-dándome un beso en la mejilla.-Desayuna rápido que nuestro jet sale en unas horas más-advirtió.

-¿Horas dices?, ¿Para que apurarse?-extrañada.

-Conozco a las mujeres-explicó.

-Si tú, como no-me burlé.

-¿Dudas de mí?-haciéndome cosquillas.

-¡No!, ¡Derramaré el café!-riéndome sin parar.

-Te atreviste a dudar del gran Gun Bon Hwa, ahora atente a las consecuencias-sin dejar de hacerme cosquillas.

Y así pasamos toda la mañana, jugueteando como unos verdaderos niños. Luego, cuando dieron las una, salí rumbo a casa a por mis maletas. Tomé un taxi y rápidamente llegué a mi antiguo y reciente hogar.

-¿¡Unnie!?-anuncié animada.

Mi rostro cambió rotundamente al ver en la sala unas maletas que no eran mías.

-¡Oh unnie!, ¿Vienes por tus maletas?-dijo escondiendo las suyas.

-¿Qué hacen esas maletas ahí?-dije asustada.

-Tranquila, como estarás de luna de miel, decidí pasar las vacaciones en Argentina-Explicó-Volveré para el comienzo de mis clases-Me tranquilizó.

-Aigo unnie, me asustaste-me lamenté.

-Tranquila y cuéntame, ¿Qué tal?-levantando ambas cejas.

-Se me hace tarde-dije corriendo a la escalera evadiendo su pregunta.

-No subas aún, yo voy de salida-se quejó.

-¿Qué?-bajando rápidamente-¿A qué hora es tu vuelo?-algo triste.

-A las dos y media-informó.

Justo en aquel momento un auto dio un bocinazo fuera del departamento.

-Mi taxi llegó-informó con pesar.

-Te ayudo con las maletas-dije con poco ánimo.

Algo desanimadas llevamos las maletas al taxi.

-Unnie, te digo que solo son vacaciones, no llores-secando mis lágrimas.

-Está bien-abrazándola-Te cuidas mucho y pórtate bien-sollozando sin soltarla-Te extrañaré mucho-con un puchero.

-Yo también unnie, pero nos vemos el próximo año en clases-me aseguró.

-Está bien, ¡Fighting!-dije con mis puños arriba.

-¡Fighting!-repitió con una sonrisa.

De verdad que se me destrozó el alma cuando vi a mi amiga irse de vuelta a su país. Me consuela la idea que solo son unas vacaciones. Entré nuevamente en la casa y, ya más recuperada, bajé mis maletas al primer piso. Justo en cuanto me disponía llamar a Bon Hwa para que viniese por mí, tocan el timbre. Abro y mi rostro se alegra.

-¡Chingu!, ¿Qué te trae por aquí?-animada.

-¿Está Iara?-con una sonrisa.

-No-con un puchero.

Magia de un amor fugaz¡Lee esta historia GRATIS!