Capitulo 49 "Acepto"

103 4 0

Con cuidado, bajamos del auto y emprendimos nuestro camino a la entrada del gran salón. Toda la gente ya estaba en sus lugares dentro de este. Kim Shi y Dak Ho esperaban a sus respectivas parejas y Marcelo me esperaba un poco aburrido. Llegué a su lado y tomé su brazo.

-Espero que sea la única vez-me miró sonriente.

-Lo será, tranquilo-sonreí.

Entonces comenzó a sonar la marcha nupcial y mi brazo sin querer se aferró más fuerte al de mi hermano.

-Tranquila mujer-se burló.

-Está bien-reí nerviosa.

Una vez dentro, ambas damas de honor junto a cada uno de los padrinos, llegó mi turno. A penas puse un pie dentro del salón, un par de palomas se liberaron haciendo un bello espectáculo cruzándose frente a mí.

-Esa fue idea de Ji Hae-susurré resignada.

-¿Que comes que adivinas?-se rió Marcelo.

Continuamos nuestro lento trayecto hasta el altar. Yo miraba en todas direcciones saludando con una sonrisa a la gran mayoría de los invitados. Mayor fue mi alegría al ver que, aplaudiendo como todos, se encontraba Hye So. Entonces fijé mi vista hacia adelante y Bon me observaba con una sonrisa radiante que casi no cabía en su rostro. Mi corazón se tranquilizó al contemplar sus ojos felices en mi dirección.

-Aquí la dejo-dijo Marcelo poniendo mi mano sobre la de Bon-Cuídala mucho-dejando ver una lágrima.

-Lo haré-dándole un fuerte abrazo.

Entonces Bon Hwa tomó mi mano con más fuerza y nos giramos en dirección al juez que comenzaba a dar inicio a la ceremonia.

Durante todo el tiempo que duró nuestra boda, no podía dejar de mirar a Bon Hwa,  quien, también no me quitaba sus ojos de encima. Continuamos siguiendo todo el protocolo y al fin llegó la parte que todos esperan.

-Por el poder que me confiere la ley y la iglesia los declaro marido y mujer, puede besar a la novia.

Bon Hwa me observó totalmente feliz y ansioso, pero yo, quería mi primer beso de vuelta. Lo miré de manera despectiva, tomé cuidado de no tropezar con mi vestido y bajé del altar en dirección a la entrada. De inmediato, comenzaron todos a susurrar, pero mi plan funcionó a la perfección. Sentí que tiró de mi brazo con fuerza, me giró, me apretó fuerte por la cintura y me dijo

-Como la primera vez-sonriendo.

-Exacto-susurré.

Entonces me besó ante los aplausos y sonrisas de todos los presentes y cómo olvidar las cámaras de los periodistas que estaban por todas partes; nuestro primer beso de casados.

La fiesta fue todo un acontecimiento, pudieron asistir hasta el fan club de Bon Hwa y no solo de Corea, de varios otros países hicieron un esfuerzo por viajar; no podían quedar fuera. Todo fue hermoso y se desarrolló de manera tranquila. Lo que si me pareció extraño fue que Iara se desapareció pero bueno, siempre está bien.

-Tengo una idea-me susurró mi esposo al oído.

-¿Cuál?-extrañada.

-Aprovechemos que todos están distraídos en la pista de baile y escapamos-sonrió de manera malvada.

-¡No!, ¡Que desaire!-me opuse.

-Tranquila, Ji Hae y Kim Shi se encargan, yo ya les informé-insistió.

-Está bien, ¿Cómo haces para convencerme tan fácilmente?-me quejé.

-Porque me amas-dándome un beso rápido y tirándome de la mano.

Magia de un amor fugaz¡Lee esta historia GRATIS!