Capitulo 46 "Un pequeño percance"

106 7 0

Y poco a poco se va acercando el día del compromiso y hoy Bon Hwa ha venido a casa para hacerme un poco de compañía, ya que Iara ha estado muy ocupada con el arreglo del salón y otras cosas, algo me oculta esa chica, está muy misteriosa. En fin, hoy por la tarde, luego de mis clases, Bon vino de visita y le preparé una cena muy contundente con todo lo que he aprendido de la gastronomía Coreana. Luego de cenar y tener una larga y amistosa conversación llega la peor parte de la historia; lavar los platos.

-Quédate un momento aquí-sacándome el anillo y poniéndolo encima del lava platos.

-¡Que bella dueña de casa!-me asustó Bon Hwa desde la entrada de la cocina.

-¡Bon!, me asustaste-me volteé en su dirección.

-Serás la mejor esposa-abrazándome por la espalda y besando mi cabeza.

-De vez en cuando también lavarás los platos, te lo advierto-bromeé.

-Eso ni muerto-bromeó.

-¿A si?-dije fingiendo estar ofendida.

-Claro-respondió confundido.

-¡Que machista!-volteándome en su dirección.

-No importa, igual me amas-acercándose a mis labios.

De pronto el teléfono suena desde el segundo piso.

-¡Omo!, ¡Mi celular!, debo ir por él, puede ser Iara-expliqué zafándome de sus brazos.

-Está bien-resignado con un suspiro.

Subo lo más rápido que puedo las escaleras y contesto.

-¿Si?

-Araceli, llamo para avisar que llegaré tarde a casa-escuché la voz pesarosa de Iara.

-Tranquila, yo te espero.

-No creo que estés despierta para cuando llegue-explicó.

-Bien, pues la cena estará en el microondas.

-Bien, muchas gracias.

-De nada, cuídate.

-Tú también, adiós.

-Adiós-cortó.

Bajo las escaleras de menos ánimo de como las subí y camino al sofá para descansar un momento.

-¿Quién era?-preguntó Bon sentándose a mi lado.

-Iara, llegará tarde esta noche-dije pensativa.

-¿En qué piensas?-preguntó entrecerrando los ojos.

-No sé, tengo un presentimiento-tocando mi pecho.

-¿Malo?-preguntó Bon asustado.

-Esta vez no, es algo muy bueno-sonreí.-Voy a terminar de lavar los platos-anuncié levantándome de mi puesto.

-Está bien-accedió.

Terminé mi ardua tarea y, luego de organizar la lista de invitados de nuestro compromiso, Bon se fue a casa y yo a dormir.

(**Día de Iara**)

Me levanto temprano y no demoro en estar lista para salir. Araceli ya se fue a la universidad, como de costumbre, y yo salgo sin más. Tomo de uno de mis bolsillos la dirección de casa de Dak Ho y se la doy al taxista. No tardamos mucho en estar en el lugar especificado. Me acerco al portón y toco el timbre.

-¿Si?-escucho su voz.

-Soy yo, Iara-respondo algo tímida.

-Pasa-accedió junto con abrir el cerco.

Magia de un amor fugaz¡Lee esta historia GRATIS!