Capítulo 23

651 44 1

Habían pasado solo tres semanas, pero se me hicieron eternas. Desde aquella vez que hable con Louis, pues me hizo un poco más de caso, pero no mucho. Las cosas casi eran iguales. Y la ventana por la que hablábamos Louis y yo, ya no era nuestra ventana. Ahora también era de Ana. A ver, la quiero pero ¿por qué se lleva tan bien con Louis y con sus amigos? ¿Por qué? ¿Y si le gusta Louis? No, esperaba que no. Deseaba que no le gustara con todas mis fuerzas. No sabía por qué pero no quería verlos juntos.

Ahora por las noches no solía ver a Louis asomado a la ventana, no había vuelto a hablar con él a solas. Y Ana, pues es mi mejor amiga, pero sé lo que le gusta divertirse, no es como yo. No le iba a aburrir con mis absurdos pensamientos sin sentido.

Era por la tarde, Ana había salido con todos. Yo ya pasaba, ella insistió en que fuera pero su esfuerzo fue en vano.

Eran las seis y me aburría a más no poder. Decidí coger la guitarra que había encontrado la semana atrás. La cogí, y empecé a componer una canción. No sé, me vino la vena inspirativa, y lo hice.

Cuando cogía la guitarra para tocarla o componer, iba como a mi mundo. Era mi manera de liberar todo eso que siempre me callaba con la gente. Así lo soltaba. El tiempo se me pasó volando y cuando quise darme cuenta eran las ocho. Decidí dejar un poco el instrumento, otro día seguiría con la canción. Me asomé a la ventana, Louis obviamente no estaba, estaría con sus amigos y Ana. Y yo, aquí en casa. Decidí sentarme en el marco. Últimamente lo hacía bastante a menudo. Desde ahí veía la calle. De repente, vi a Ana y Louis en la calle, parecían despedirse. No me extraña, ya eran las ocho. Decidí ir a abrir la puerta de la calle antes de que picara Ana.

Cuando abrí ellos seguían hablando muy animadamente. No sabía si intervenir, o, o no sé. Parecían muy felices, y no sé, pero eso me molestaba. ¿Habría sido mejor no haber conocido a Louis? Pues sí. Así no tendría que ver cómo me ignoraba porque ahí estaba mi mejor amiga.

La cuestión, es que decidí meterme.

-Hola -dije sonriente, a ver si me hablaba Louis de una vez- ¿Qué tal?

-Bien, ya veníamos para casa -dijo Ana feliz.

-¿Por qué no viniste? -dijo Louis.

-No me apeteció -dije.

-Aburrida -dijo él, sabiendo que me picaba por ello. Me crucé de brazos y fruncí el ceño -tranquila, lo digo en broma – él sonrió, y me dio un beso en la mejilla – no te enfades por favor.

Yo sonreí. ¿Qué pasó? Han vuelta las cosquillas en el estómago.

-No me enfado -contesté.

Louis en este instante no pasaba de mí.

-Mierda -dijo Ana mientras le sonaba el móvil- es mi madre, ahora vengo -dijo alejándose y entró en la casa mientras respondía a su madre.

-Oye -dijo Louis cuando Ana ya se había ido- ¿Te enfadaste con alguno de nosotros?

-¿Yo? No, claro que no -dije intentando ser sincera.

-Y entonces ¿Por qué no sales? No me creo lo de 'No me apetece'.

-Pues no te lo creas.

-Venga, dímelo.

Pues porque me ignoras, al igual que todo el mundo cuando está Ana. Pensé. Porque sé cómo va esto, siempre ocurre. Ana es la guapa, la divertida, la sociable, de las dos. Y siempre cuando hago amigos, ella aparece siendo mejor que yo, y lo jode. Porque la prefieren a ella. Me se demasiado bien la historia.

-No, enserio que no pasa nada -dije sonriéndole.

-Pues mañana quiero verte con nosotros por la tarde.

-Mañana es domingo, la gente no sale.

-Pues conmigo y Ana.

-Chicos -dijo Ana saliendo por la puerta, y acercándose a nosotros- mañana no puedo salir, tengo que volver a Londres.

-¿Por? -pregunté.

-Mi madre, que hay comida familiar. Así que mañana me voy para allí, pero pasado vuelvo ¿vale?

Puede que sea mi amiga, pero me alegré de que se marchara.

-Vale -dijo Louis sonriendo a mi amiga. Mis dientes se apretaban unos con otros, de rabia. No sé por qué me ponía así, pero lo hacía.

-De acuerdo -dije con una sonrisa falsa, pero que nadie percató que fuera así.

Continuará...

#LPQMELPQSP // l.t.¡Lee esta historia GRATIS!