CAPITULO 11

15 3 0

Las clases iban bien, no me costaba demasiado, pero todavía no me acostumbraba a practicar cosas como dominar armas o la pelea cuerpo a cuerpo, por suerte Ally me ayudaba.

Una mañana el profesor de ciencias nos puso un trabajo el cual me tocó con Ally,

-Jake quieres venir esta tarde a casa y lo acabamos-

-De acuerdo, ¿vives lejos?-

-No solo a diez minutos de aquí-

Después de eso se levanto cogió sus cosas y me dijo que nos veíamos a la salida.

Mientras iba a mi siguiente clase por el pasillo el director me llamó que fuera a su despacho por megafonía, mientras me dirigía hacía allí, iba pensando que podría haber hecho para que me llamara y parece ser que no era el único que me lo preguntaba porque la gente me miraba raro y no creo que fuera porque era nuevo en el colegio ya que llevaba un mes con ellos y quieras que no más o menos todos los chicos ya me habían visto por el pasillo, en alguna clase o incluso en el patio.

Me acerque a la puerta del despacho, piqué pero no obtuve ninguna respuesta así que sin pensarlo entré, lo primero que ví fueron un montón de papeles encima del escritorio, los observe un poco desde donde estaba sentado, creo que eran algunos informes de chicos del colegio, me acerque un poco más para cotillear y vi el de Ally, sentí tanta curiosidad que le di una ojeada.

Cuando ya lo había visto todo lo dejé en la mesa, llevaba esperando diez minutos y como vi que no aparecía nadie me acerque a la estantería y miré los libros que tenía, la mayoría eran de como educar a niños y todas esas cosas que suele tener un profesor, pero de pronto entre dos libros vi una carpeta roja, sin pensármelo dos veces la cogí, sé que no debo hacer estas cosas pero la curiosidad me puede además lo que encontré dentro era de bastante importancia.

-¡Mierda!- Exclamé sin darme cuenta, no puedes ser el director no es alguien de fiar, cogí los papeles para poder hacer una copia y enseñárselo a Harry lo antes posible, escuché pasos que venían hacia mí así que deje la carpeta pero me llevé los papeles.

Después de estar hablando con el director que solo quería saber si me estaba yendo bien el curso, me dirigí a la salida, porque faltaba media hora para que acabaran las clases pero me dejo salir antes.

En cuanto salí me dirigí a la biblioteca más cercana y saqué fotocopias de todos los papeles que cogí.

Sin aviso¡Lee esta historia GRATIS!