Parte II

378 12 0

— ¿Hmm? —

Saqué mi cabeza fuera de mi mente justo a tiempo para ver las mejillas de ____ volverse rosas de nuevo. Hombre, ella se ve linda así. —Cierto. Lo siento. Bien. Así que prepárate. Todo el mundo está en la planta baja, y va a ser difícil como el infierno que podamos salir por la puerta. ¿Crees que puedas hacerlo? —

Ella dudó, pero luego asintió. La acción fue rápida y desigual como un poco el pánico que sentía antes se arrastraba interactivo.

Me obligué a mantener sus ojos fijos en mí. —Hey. Estoy aquí. Si es necesario, sólo mantén la cabeza hacia abajo y déjame hacer todo lo de hablar. —

Tomé su mano cuando se hizo evidente que sus pies no comenzarían a caminar por su cuenta. Sus dedos se cerraron automáticamente alrededor mío. Estaba empezando a temblar, así que me apresuro escaleras abajo antes de que ella tenga más tiempo de trabajar a sí misma en otro ataque de pánico. La arrastré fijamente a la puerta de entrada, cogí el abrigo del gancho, y se lo deslice por los brazos.

— ¿van a salir chicos? —, preguntó mi madre, siendo la primera en tomarnos en cuenta.

Las cabezas se volvieron en nuestra dirección y el aire de la habitación se volvió denso y pesado. Sentía las miradas exactamente igual que como lo hizo _____, pero no detuve en mis esfuerzos para ayudarla a levantarse. Me subí la cremallera del abrigo, y luego cogí el sombrero y la bufanda.

—Sólo vamos a ir a pie por la ciudad para un poco, tomar un poco de chocolate caliente, y tal vez ir a la estación a tiempo para ver los fuegos artificiales. —

La bufanda ahora estaba firmemente en su lugar, y dejé el sombrero de _____ en su cabeza. Nuestros ojos se encontraron y me susurró —Casi estamos libres. Lo estás haciendo bien. —Me quedé muy sorprendido cuando recibí una pequeña sonrisa de ella.

______ se puso los guantes, mientras cogí mi abrigo. Tan pronto metí mi sombrero en mi cabeza, Keaton finalmente abrió su enorme y estúpida boca. — ¿Estás sacando a _____? —

Mi mandíbula se aprieta. Sabía que era demasiado esperar poder salir de allí sin que nadie dijera nada. El hecho de que fue Keaton quien sacara el tema, junto con la incredulidad en su voz que hizo que sonara como si _____ no era lo suficientemente buena para ser mi cita esta noche, me molestó mucho más de lo que esperaba.

De repente me sentí increíblemente protector de _____. En lugar de salir por la puerta, como probablemente debería haber hecho, me di la vuelta y le di a mi hermano una mirada desafiante. — ¿Es eso un problema? —

Los ojos de Keaton se estrecharon en mí. —Es sólo fuera de lo normal. — Movió su mirada a _____. —Para los dos. —

Como si pudiera hablar actuando fuera de lo normal. Mis manos se cerraron en puños, igualando la tensión en mi mandíbula. —Tú eres el que le dijo que tenía que empezar a salir con otras personas, ¿y desde cuándo está fuera de lo normal que yo quiero pasar la noche con una chica hermosa? —

El rostro de Keaton brillo con pura rabia, pero se quedó mirando. Si trata de discutir esta afirmación de alguna manera, yo lo iba a exponer.

Debo haber sido muy obvio porque los todos adultos eligieron ese momento exacto para intervenir.

—Volveré a las doce y media. —

— ¡No has cenado todavía! —

— ¡Tomen sus teléfonos celulares! —

Farfullé mientras trataba de averiguar lo que todo el mundo acababa de decir. —Vamos a ir a cenar mientras estamos fuera, Kaitlin. Y papá, vamos. Es la víspera de Año Nuevo. A las una. —

El exprimento- Adaptada (Wesley y tu) TERMINADA¡Lee esta historia GRATIS!