Capítulo 7.

760 43 10

¡Holiiiiiiiiiiii! 

Bueno, antes que nada pediros disculpas por no haber subido el viernes, pero no tenía el capítulo listo y entre recuperaciones y las demás cosas... 

Hoy ha salido el EP y asdohacsodhcaisudhjn. ¿Alguien se lo ha comprado? ¿Estáis preparadas para el 4 de abril? ¿Para wwat? Ay dios, cuántas cosas en muy poco tiempo. Las que vayáis disfrutarlo muchísimo por mí, que no me dejan ir :( 

En fin, espero que os guste el capítulo, aviso de que es un poco pasteloso, pero bueeeeeeeno, es cute y todo. 

Nada más, os dejo con el capítulo 7. Como siempre, comentar, votar, recomendar a vuestros amigos... ¿Darle a la estrellita no cuesta nada, verdad?

Neus. xx

------------------------------------------------------------

- Bien, habla. Te escucho, yo no tengo nada que decir. – dije, con aires de superioridad.

Noté como toda la tensión de su cuerpo iba desapareciendo poco a poco, dándome a conocer un Luke indefenso, tranquilo y frágil, un Luke que hasta entonces no conocía, ya que conmigo siempre había sido un cretino, un creído, un imbécil. Vi como miraba nerviosamente hacia todos los lados, como respiraba intensamente y lo soltaba todo en un suspiro.

- Esto… Lex, he sido un estúpido todo este tiempo. – Qué tópico.

- Al menos lo reconoce, ha tardado en darse cuenta… - susurré. Pareció no enterarse, ya que siguió hablando.

- No ha sido hasta que mi hermana me lo ha dicho que he abierto los ojos. – “¿Abrir los ojos? ¿Te has dado cuenta de que has sido un estúpido porque te lo ha dicho tu hermana? Pues vaya”, mi subconsciente hablaba solo y yo me aguantaba las ganas de reír. – Creo que ya es hora de arriesgarme. Todo este tiempo he estado evitándote porque desde el primer momento en el que te conocí supe que no podría evitar sentir algo por ti. Y lo siento. Creía que evitándote conseguiría anular mis sentimientos hacia ti pero no puedo.

Me había dejado sin palabras. ¿Estaba reconociendo que sentía algo por mí? ¿Luke? ¿El mismo que se hacía pasar por prepotente? No me lo podía creer. Mi interior empezó a dar saltos y gritos de alegría. Para qué negarlo, yo también sentía algo por él. Algo por dentro se me removía, como una especie de alegría. Pero por fuera, seguía tan fría y distante como cuando había empezado a hablar. No quería caer rendida ante él, aunque probablemente ya lo había hecho.

- ¿Qué pasa con lo de la fiesta? – contesté, notando una punzada de dolor en mi estómago al recordar las palabras que me dijo el día siguiente.

- Debo aceptar que ese día me pasé mucho contigo. Lo siento, siento si lo que dije te dolió. Me comporté fatal después de todo lo sucedido la noche anterior. Porque… bueno, solo sucedió contigo. – dijo. Parecía arrepentido de verdad.

- Bah, eso ya lo sabía, no te quité ojo en toda la noche. – Ups, ¿había dicho eso?

No pude evitar reírme, cosa que le hizo sonreír a él también. Dios, qué sonrisa más bonita tenía. Me permití unos segundos para observar todo su rostro. Ahí estaba, justo delante de mí, el chico que tanto había odiado y que ese odio poco a poco se había ido convirtiendo en afecto, en amor. De pronto, una frase pasó por mi cabeza. “Siempre queremos lo que no podemos tener”. La diferencia era, que en ese momento, podía tenerlo. Solo si yo quería.

- ¿Y bien? – dijo, esperando mi respuesta y sacándome de mi ensoñación.

- ¿Te crees que con un discurso y unas pocas palabras de perdón te iba a perdonar? – dije, volviendo a mis aires de superioridad pero medio en broma.

Brotherhood. (Luke Hemmings)¡Lee esta historia GRATIS!