Capítulo 3: "¿Enserio?"

5.2K 186 0

-¿Está bien?-pregunto una chica de unos 16 años, no más que eso. 
-Sí, muchas gracias-traté de sonreír.
-¿_____?-pregunto ella.
-Sí, ese es mi nombre.
-¡Oh dios mío! ¡Eres tú!-dijo ella cubriéndose la cara, ¿Este es el momento para encontrarme con una Belieber?
-Hola-dije con una sonrisa falsa.
-¿Te puedo abrazar?-pregunto ella.
-Sí, espera me bajo-abrí la puerta y ella me abrazo, era muy bajita. En ese momento necesitaba un abrazo y ella llego a dármelo.
-¿Estás con Sarah?-pregunto ella.
-Sí, esta atrás, ¿La quieres ver?-pregunte mientras quitaba algunas lágrimas de mi cara.
-¡Oh mi dios! ¡Conoceré a la hija de mis ídolos!-dijo ella muy emocionada.
-¡Espera!-dije antes de abrir la puerta-¿Soy tu ídola?
-Sí-dijo ella algo avergonzada.
-Wow, esto es nuevo-dije sonriendo y abriendo la puerta-Hija.
-Mami-dijo ella.
-Ella es una amiga que te quiere mucho-le sonreí y deje que la chica la viera, no sacaría a Sarah.
-¡Oh mi dios! Es igual de hermosa como lo imaginaba-dijo ella mientras la veía-Eres muy linda Sarah.
-Gracias-dijo ella cubriéndose la cara.
-Me debo ir, lo lamento-dije, solo me quiero ir.
-Oh no te preocupes, gracias por darme la oportunidad de poder conocerte-dijo ella sonriendo-¡Adiós Sarah!-dijo ella y Sarah solo se despidió con la mano.
-¡Adiós, Cuídate!-le dije.
-Gracias, pero ¿Nos podemos sacar una foto antes?-rogo ella.
-Es que...-no quería ya que lloré, pero que más da-bueno-sonreí y ella tomo su celular para sacarnos una foto, ambas posamos.
-Gracias-sonrió ella y me dio un beso en mi mejilla.
-De nada-sonreí y cerré la puerta de Sarah y luego me senté en mi asiento.

Saqué el auto a la mierda, solo quiero llegar a casa. Las lágrimas nuevamente comenzaron a salir por mis mejillas. En un semáforo sonó mi celular nuevamente, ahora lo vi « Justin », aproveche que recién había cambiado el semáforo a rojo y conteste.

-¿Qué?-dije fría y con mi notable voz quebrada.
-¿Estás llorando?-pregunto él.
-¡¿Qué te importa?!-ahora...descargo mi ira en él. Él no tiene la culpa. 
-_____-dijo él cabreado-¿Qué paso?-él me conoce mejor que nadie, aunque ahora no seamos nada.
-Mi mamá llamo-dije.
-¡¿Qué?!-grito-¡¿Tu mamá?!
-Sí-dije volviendo a llorar.
-No llores, voy para allá-cortó el teléfono.

Arranqué rápidamente, ¿Es verdad que Justin vendría? ¿Por una persona que no es nada de él? Mierda. Llegamos a casa y entramos con todo a la casa, o sea yo entre con todas las bolsas y Sarah iba a mi lado y solo me miraba confundida. Entramos a nuestro departamento y yo tire todo al piso.

-Linda-me arrodille frente a ella-papi llegará antes, ¿Ya?-ella asintió-mientras él llegue yo estaré sola en mi habitación y yo te haré dormir. Cualquier cosa estoy en mi habitación.
-Ya mami-ella me dio un beso y caminamos de la mano hacia su habitación.

Mientras hacía dormir a Sarah le cantaba, aunque no lo hacía muy bien igual lo hacía ya que me tranquilizaba. Cuando vi que mi hija estaba totalmente dormida me levanté y fui a mi habitación a seguir llorando. Entré y me tiré en mi cama. No puedo creer que mi mamá me allá llamado después de 3 años y que traté así a su “nieta” ¿Qué no le nace instinto de abuela? La única abuela de Sarah es Pattie, siempre lo he dicho. ¿Cuánto paso desde que estoy aquí llorando? ¿Una, dos horas? No lo sé, pero me saco de mi lloriqueo, mi celular. Me paré de la cama y caminé a mi bolso, saqué mi teléfono « Pattie ».

-¿Pattie?
-_____, ¿Cómo estás? Justin va en camino, me conto lo de mi tu mamá, ¿Cómo está Sarah? Mañana yo iré por el día a verla, ¿Ya?-dijo eso rapidísimo.
-Pattie, tranquila-reí-Estoy bien, ¿Justin viene en camino ya? Sarah ahora duerme, y te espero con los brazos abiertos-dije.
-Gracias linda, y hace como 2 horas se fue, debe de estar llegando. Lo dejaste muy preocupado-dijo Pattie.
-Es que tú sabes todo lo que paso con mi mamá y como me trato al saber lo de Sarah-dije recordando el pasado.
-Sí, lo sé, pero nunca me voy a explicar cómo una madre puede abandonar así a su propia hija en el momento que más la necesita.
-Ni yo.
-Tú sabes que me enoje mucho con Justin, pero nunca lo hubiera dejado. Toda la familia amamos a Sarah.
-Sí lo sé, por eso eres la única abuela de mi hija-le dije con cariño mientras una lágrima bajaba por mi mejilla.
-Gracias-dije Pattie.
-¿Por qué gracias? Eres su abuela biológica y más encima te ganaste ese título.
-Tan tierna-dijo Pattie y ese momento sonó el teléfono de la casa, me paré de mi cama y caminé al living, a la mesa del teléfono.
-Pattie te llamo luego, adiós.
-Adiós linda, dale mis besitos a Sarah-dijo ella.
-Ok, Adiós-corté. Espere unos segundo más y tome el teléfono para contestar.- ¿Sí?
-¿____?-me dijo un hombre.
-¿Justin?-pregunté, es el único hombre que llama a la casa, aparte de Jeremy.
-Sí, ya llegué, ¿No necesitas que lleve nada?-preguntó como cuando éramos novios, ojala él no se esté confundiendo, yo lo quiero en mi vida sólo como mi ex y como el padre de mi hija.
-No, tranquilo. Sólo necesito que llegues-¡Esperen! ¿Eso lo dije yo? ¡Mierda!-¿Vienes solo?-cambie de inmediato el tema.
-Sí, le dije a Kenny y Dustin que no vinieran.
-Ok, te espero.
-¿Sarah duerme?-pregunto.
-Sí.
-Llego en 20 minutos, estoy en la quinta Avenida.
-Ok, adiós-corté.

Caminé a mi habitación y me miré al espejo, puede que no quiera nada con él, pero necesito estar presentable. Tenía todo el maquillaje corrido, malditas lágrimas. Rápidamente me senté en mi tocador y comencé a retocarme, levemente. Quedé tal como estaba antes, nunca me he maquillado mucho, con o sin novio. Vi la hora, 7 y media. A las 8 por lo general despierta Sarah. Me paré y caminé a la habitación que usaría Justin, la de huéspedes. Hice la cama, ya que la mantengo sin fundas cuando no hay nadie. Salí de ahí dejándola prácticamente perfecto y caminé a la cocina a hacerme un café. Mientras preparaba el café suena el timbre, Justin. Caminé a la puerta y como lo pude suponer, era el padre de mi hija.

"Mi Hija,Mi Vida"-Adaptada- Justin&Tú¡Lee esta historia GRATIS!