María Reina de Escocia

295 19 8

Marlena ha sido demasiado hospitalaria, nos ha dado una choza a cada uno, en los últimos dos días he aprendido varias cosas sobre los elfos, son veganos. Respetan mucho la vida por lo que he escuchado de Cassandra, tanto humana como la de los animales y en general todo ser vivo.

Camino por en medio de las chozas, el clan es sumamente tranquilo pero las miradas desconfiadaz de algunos me hacen pensarlo dos veces. Aunque en cierta parte es entendible, soy una extraña en su tierra.

–Musa.–dice una voz detrás de mí, me volteo y observo a Karena, la elfa está sola y por primera vez no lleva un arco y flecha.

–¿Si?

–Marlena quiere verte.–asiento y la sigo, hasta este momento no había notado la similitud en ambos nombres.

–¿Ustedes son familia?–pregunto con casualidad. Esta me da una mirada rápida.

–Es mi hermana.–responde.–Y lo que ustedes llamarían reina.

Eso explica muchas cosas.

Nos detenemos frente a la choza más grande del clan, a fuera de esta hay dos guardias, estos le dan un leve asentimiento a Karena, nos adentramos en ella y noto que por dentro es muy simple. No tiene nada ostentoso, pero después me doy cuenta que es solo un recibidor, pasamos por lo que es una cortina de hierba y den otro lado hay una gran mesa de piedra, en ella hay varias personas, Nicolás entre ellos.

–He aquí a la musa.–las miradas de todos recaen en mí. Trago con fuerza y miro a los ojos a Nicolás, este me hace una seña con su mirada parecía a "acércate"

Obedezco y me acerco a la mesa de piedra bajo sus miradas y tengi que aceptarlo, intimidad, seis personas contando a Marlena y Nicolás hay alrededor de esta mesa observando con atención mis movimientos, creo que hace calor.

–¿Euturpe?–pregunta un hombre con asombro, su cabello es blanco como la nieve y su rostro es muy fino, lo miro bien y mis ojos se posan en su traje de hojas negras y doradas, no es tan revelador como los de Marlena y su clan.

–Su nombre es Phoebe, descendiente de la musa Euturpe.–interviene Nicolás.

–Mis más sinceras disculpas por la confusión señorita.–el hombre luce muy apenado, le sonrío a modo de respuesta.–Mi nombre es Khalos, líder del clan Faritco ubicado al norte en las montañas de Bràigh Riabhach.–termina por presentarse.

–Khalos era un fiel seguidor de Euturpe.–interviene otra voz, una femenina, pero no es Marlena, es otra mujer de cabello negro trenzado, su piel es morena más que Nicolás sus rasgos son parecidos a los sudafricanos.–Mi nombre es Areelise, líder del clan de las montañas de Beinn Labhair.–a diferencia de Marlena y Kalos esta viste con lo que parece ser piel de oveja.–Así que... ¿para que nos has llamado musa?

–Los seguidores de Apolo planean traerlo a la vida y...

–Si, si, si.–me interrumpe Areelise.–Eso ya lo sabemos, ¿para qué nos has llamado?–a diferencia de Marlena y Khalos, Areelise se ve mucho más seria y antipática.

–Para forma un ejercito.–zanjo. Esta mira a los dos elfos y después de unos segundos lanza una carcajada, la miro sin entender y miro a Nicolás hacer una línea recta con sus labios.–¿Ella es nueva verdad?–pero nadie le responde, Areelise limpia unas lágrimas imaginarias de sus ojos y voltea a verme con una seriedad repentina.

–¿Cuál es el chiste?–esta levanta una ceja y la imito.

–Al parecer no has estudiado historia musa. Los elfos no peleamos, ¿qué le has dicho a la musa Marlena?

–Un grupo de diez elfos me apuntaron con flechas antes de llegar aquí.–respondo ante el silencio de Marlena.

–Tú lo dijiste, flechas. ¿Si sabes que las fechas no son competencia contra las armas rojas mortales? ¿Si sabes que es solo por protección del clan?

Transcendence la Profecía(Editando)¡Lee esta historia GRATIS!