Capítulo 37: Alboroto en Tokio

Comenzar desde el principio

—Nike-sama, ¡por favor ayúdanos a resolverlos! —pidieron al unísono haciendo una reverencia.

—Wow, no es para tanto. Calma, calma —les dije haciendo un ademán con mis manos— No tienen que hacer eso para que los ayude, ¡son mis amigos, chicos! ¡Por supuesto que pueden contar conmigo para esto y mucho mas! —Repliqué sonriéndoles.

Sus ojos se volvieron a llenar de lágrimas y sus labios temblaron.

—¡Nike-sama...! ¡Eres grandiosa, Nike-sama...! ¡Waaaa! —chillaron abrazandome al mismo tiempo.

—¡Calma, chicos! No tienen que llevarlo al extremos como para decirme "-sama"... —murmuré— Mas bien, ¡apurense y traigan otro pupitre para empezar a hacer los ejercicios! —los insté.

Se secaron las lágrimas e hicieron caso a lo que les dije. Así, Chiharu se sentó a mi lado y Naoki al frente de ambas. Buscamos las páginas que nos dictó el profesor y nos pusimos manos a la obra.

Cuarenta minutos después...

—¡Imposible, no puedo más! —chilló Chiharu recostando su cabeza en su cuaderno y suspirando.

—¡Vamos! No digas eso, ¡claro que puedes hacerlo! ¡Confía en ti misma! —la animé apretando los puños y sonriendo.

—Para ti son tan sencillas las matemáticas... ¡Ya vas en mas de la mitad...! Yo no entiendo nada, ni me acerco a la mitad... —replicó desanimada— Hasta Okumura-kun le va mejor... —susurró entristecida. 

—No seas pesimista, ¡esa no es la Chiharu de siempre! —traté de alentarla— Mira, solo tienes que multiplicar esto y obtendrás esto y luego debes despejar x para poder hallar la otra incógnita... —le señalé en el problema.

—¡No entiendo...! —sollozó en voz baja.

—Ahhh, ¡Kuronuma no llores, por favor...! —le pidió Naoki preocupado.

—Sí, hazle caso a Naoki. Ya verás que desarrollándolo se volverá más entendible. No te rindas, ¿si? —musité.

—¿Ah? ¿Nike? Está al fondo allí. —Me pareció escuchar la voz de un chico, pero no le presté mucha atención.

—Tú puedes, Chiharu. Voy a terminar rápido y te ayudaré en todo lo que no entiendas. No te rindas, ¿vale-?

—Nike. —Escuché mi nombre al tiempo en que alguien me agarraba del brazo girándome en su dirección. 

Mis ojos se abrieron de par en par al contemplar a Geun Suk frente a mí y por lo visto todos mis compañeros detuvieron sus deberes por observarnos. Chiharu también dejó de sollozar y Naoki se quedó en silencio, todos observando a uno de los chicos más populares de la escuela agarrando mi brazo. Hasta el ruido se detuvo.

—Geun Suk, ¿qué haces a-?

—Tú, ven conmigo un momento. —Me interrumpió al tiempo en que me jaló hacia sí levantandome de la silla. Caminó hasta la salida arrastrándome con él.

—¿Qué...? ¿A dónde me llevas...? —interrogué confusa.

—¡Uyyy, parece que Nike se ha echado novio! —gritó uno de mis compañeros y el resto empezó a silbar y a aplaudir. Hasta se asomaron por las puertas y ventanas mirándonos a ambos.

Geun Suk me llevó del brazo sin responder a mis preguntas hasta la zona de bebederos. Cuando por fin se detuvo, me zafé de su agarre y me crucé de brazos, molesta con él por no decir nada en todo el camino.

—¿Qué demonios te pasa? ¡¿Es que no podías responder ninguna de mis preguntas y si eres capaz de sacarme de clase y arrastrarme hasta aquí o qué?! —inquirí mirándolo fijamente.

¡¿Comprometidos?!¡Lee esta historia GRATIS!