Capítulo 82

4.3K 600 69

Hailey.

Andrew no era un asesino. Podría ser impulsivo, el incluso agresivo algunas veces, pero Andrew no mataría a nadie. La historia que este hombre acababa de decirme hacía que mi cabeza explotara de la confusión.

—En verdad lamento lo de su hija, pero no creo que lo haya hecho Andrew.

—Tampoco yo lo creía. Fue como una puñalada directo al corazón.

Aún habían lágrimas en sus ojos. Yo sólo podía pensar, en que esas lágrimas se veían tan reales que tendría que ser un excelente actor o en verdad creía que Andrew había asesinado a su hija.

Gregory se dirigió al baño de su oficina y yo aproveché para pedir ayuda. O por lo menos eso era lo que quería hacer hasta darme cuenta que Alfred me había quitado el celular. Miré por la ventana para darme una idea del lugar en donde estaba pero nada, no había más que colinas.

Tomé el vaso de cristal que tenía el viejo al tomar vino. Abrí la puerta de la oficina intentando salir cautelosamente. Vigilé a mis lados para bajar las escaleras e intentar huir, sin embargo, la puerta principal de la casa estaba totalmente cerrada anunciando que ese sería mi fin. Sin saber qué hacer, miré a mi alrededor buscando algo de ayuda y rogando porque Gregory no saliera del baño.

De pronto, mi corazón se detuvo al ver que alguien estaba intentando abrir la puerta por fuera. Pensé en huir y volver con Gregory, pero tomé la decisión de quedarme y quebrar el vaso de cristal en la cabeza de quien intentara entrar para poder salir corriendo. Me coloqué detrás de la puerta y pude ver como un brazo cubierto de tatuajes la entraba. Justo antes de quebrar el vaso reconocí su rostro.

—¿Vas a matarme? —preguntó observando el vaso en mi mano.

—¿Qué haces aquí?

—Ayudándote, ¿no lo ves?

Jordan me sacó a estirones de la casa y después me subió a su auto. Esto era tan raro. Si alguien hace dos años me dijera que estaría con Jordan Pierce en su auto mientras me rescataba del vocalista de Zach, definitivamente no lo creería.

Él manejaba a alta velocidad, demasiada diría yo. Podríamos morir en cualquiera de estas curvas. De pronto otro auto se interpuso en nuestro camino. Joradan maldijo. Bajó del auto para hablar con los chicos que se interpusieron en nuestro camino con coraje, o miedo, tal vez.

—No soy Andrew, ni ningún miembro de Keep It Real, así que muevanse a la mierda.

—Escuchamos que la chica de Stone está aquí —dijo uno de ellos con malicia.

—¿Es problema mío? La chica del auto es mi prima, no tiene nada que ver con Andrew.

¿Qué se supone que debía hacer? ¿Acaso Rae pasaba por lo mismo cuando salía con Andrew? Claro que no, ella es una supermodelo y famosa, tiene guardaespaldas las veinticuatro horas del día, en cambio yo estoy aquí.

Uno de los hombres del otro auto me miró fijamente y dijo algo a Jordan. Él se dirigió a mí y me pidió que bajara del auto.

Pude ver como los chicos del otro auto me miraban con sonrisas de maldad.

****

Ya respondí a las preguntas que me hicieron en mi blog, pueden ir a checarlas, el libro de llama "Queen G here" ❤️

Stay In Love¡Lee esta historia GRATIS!