Capitulo 3: "Recuerdos"

34 1 0

Mi madre se preocuparía más de la cuenta si no la llamaba, pero era lo menos que podía hacer porque si no llegaba a casa en unos trece minutos más creo que hasta el FBI me andaría buscando, sueno exagerada, pero ella es algo sobreprotectora porque de hace más de cinco años se convirtió en madre y padre para mi hermana y para mí.

-Mamá- le digo a través del móvil.

- ¡Ágata, hija! ¿estás bien, te paso algo? - me pregunta, al parecer ya estaba algo preocupada, más bien histérica.

-Algo así-

- ¿Cómo que algo así? -

-Pues... iba camino a casa y un auto casi me arroya, pero...-

- ¡¿Qué dices?! ¡¿Estas bien? ¿Tienes algo? ¿Dónde estás? ¿Con quién estas?!-

-Mamá tranquilízate por favor- suspiro- estoy bien, ahora iré al hospital porque me duele una pierna, estoy a unas cuadras de casa y estoy con Martín-

-Te espero en el hospital hija, no mejor te iré a buscar donde estas, no al hospital voy y te espero a ya, si eso are-

-Mamá...-

- ¿Dónde estás las llaves del auto? -

-Mamá...-

-Mi cartera-

-Mamá-

-Oh cariño pensé que te había cortado-

-Haz la torta y luego vas al hospital, no es nada grave-

-La torta ya la terminé, hoy salí temprano del trabajo y te quería dar una sorpresa, pero te espero allá- su voz se escuchaba algo rara- Ya estoy más tranquila sí que puedo manejar, tu hermana esta algo ocupada y no me acompañara, pero se quedara por si vienen a buscar la torta sí que yo...-

-Bueno mamá, escúchame-

-Sí, eso estoy haciendo Ágata desde que me llamaste hace cinco minutos-

-Lo sé, lo sé, pero mejor vete en un taxi, no tengo un buen presentimiento, por favor, ¿puedes hacerme caso mamá? –

-Entiendo- al parecer sonríe, por lo que puede escuchar a través de mi móvil- Tus corazonadas a veces son correctas, adiós hija-

-Adiós mamá- le digo cortando la llamada.

-Vaya, creo que tu madre sigue igual que de costumbre- me dice Martín, se me había olvidado que él y el chico transferido estaban aquí.

-Pues sí, pero me agrada que sea así, por lo menos sé que hay dos personas que se preocupan por mí-

- ¿Y quiénes son? -

-Mi madre y mi hermana-

-Eso es lo que piensas- susurra el chico nuevo

- ¿Dijiste algo amigo? - le pregunta Martín

-No, no- le responde sonriendo.

-Bueno chicos, la ambulancia a llegado, deben subir para que los lleven al hospital-

-Oh si claro- dice Martín de una manera despistada como era de costumbre.

-Yo llevo a Ágata hasta la ambulancia-

-No... no es necesario chico transferido, yo.... Yo puedo caminar- le digo intentando ponerme de pie, pero fue inútil.

- ¿Ves que no puedes? – me dice tomando una de mis manos para que no callera al suelo- y, por cierto, mi nombre no es difícil de pronunciar- me toma en brazos y me lleva a la ambulancia.

Ágata¡Lee esta historia GRATIS!