3: Emociones bipolares

9 1 0


JOSÉ

Después de terminar las clases me dirigí a mí nuevo hogar completamente satisfecho por la reacción de Alex y un poco frustrado por la mudanza, tendría que llegar a ayudar a mis padres a desempacar todo y dejar a un lado la tarea ( que por suerte no era mucha) pero también tendría que ayudar a mi hermano con la suya.

Con una sonrisa deslumbrante, incluso más de lo debido, comence a caminar a la parada del autobús.

¡Vaya, creo que lo logré!

Desde 1er año de secundaria había querido tener algún tipo de comunicación con Alexis, pero claro temía demasiado si llegará a rechazarme y preferí quedarme con mi cobardía.

Aún recuerdo el primer día que la vi.

Iba con Flor su mejor amiga ambas con los brazos entrelazados, yo salí de los sanitarios en ese momento, las dos se dirigían a una de las jardineras mas ocultas (la jardinera más utilizada para los tortolitos o para aquellos con otras intenciones)
Claro que se me hizo extraño ver a Flor dirigirse hacia allí ya que ella se creo reputación intachable en el colegio.

Pero a ella era la primera vez que la veía. Lucía mas pálida de lo normal parecía ¿nerviosa? y un poco ruborizada, y esa piel blanquizca resplandecía debido a la luz del sol se veía tan suave tan hermosa toda ella es mi dulce tentación, su cabello que en ese entonces era negro (debido al tiempo fue cambiando de tonalidad a ese castaño oscuro que ahora es) y esos ojos negros con ese brillo que siempre transmite... Esperanza algo que nunca debemos perder.

Jamás me cansaría de observar esa misteriosa mirada llena de secretos, esa mirada que ofrece aventura y maravillas, esa mirada que se si sigo observando me adrentraría en un pozo sin fondo lleno de misterios del cual no sabría si saldré vivo o me encontraré perdido porque para mi su mirada es un gran misterio el cuál estoy ansioso de averiguar y creo que por último pero no menos importante esos labios rosados y carnosos... mi perdición, temo llegar a morir sin antes haberlos siquiera llegarlos a rozar.
Justo en ese momento recuerdo como iba mordiendo su labio inferior lo que me llego a provocar aún más, se veía realmente hermosa.

En ese momento me quería presentar o intentar llamar la antención de ella pero no pude hacer nada quede realmente anonado.

A partir de ese día me la he pasado acechandola como un completo psicópata espiandola y aveces la "acompañaba" a su casa si es que podía ocupar esa palabra ya que la correcta sería seguirla hasta ver que entraba a su casa sana y salva.

Por supuesto que estaba más que contento ya que esa misma tarde había logrado haberla echo reír y para mi eso era un completo honor ya que pocas veces tenía el placer de verla sonreír y eso sólo sucedía con Flor su mejor amiga, pero eso dejo de suceder hasta que ella ya hace un año (en 2do grado a medio ciclo escolar) se tuvo que cambiar de colegio.

Me toco convivir de vez en cuando con Flor en clase de Educación Física (la clase que compartíamos desde primer grado y en la cuál sin duda la extrañaría) ambos nos la pasabamos quejándonos de los ejercicios que ponía el profesor.
Flor hablaba maravillas de Alexis.

Sin duda extrañaría a Flor es una persona maravillosa y simpática y siempre su presencia para mi era agradable me llevaban bastante bien.

Vaya como la estaría pasando Alexis claro que si a mi me afectó que Flor se cambiará de colegio a Alex le estaría llendo peor lógicamente (ellas eran muy unidas).

Cada vez que pienso en Alex se que no se podría admirar más a una persona cómo lo hago yo.

¡Cielos estoy completamente enamorado!

Esa chica me tiene rendido a sus pies, tiene mi corazón a su cuidado, tiene mi cuerpo mi espíritu mi mente y mi alma, me tiene encadenado... Y lo peor es que ella ni siquiera me conoce.

Y entonces...

Una linda interrupción en la parada de autobuses me saca de mis pensamientos.

Te cuento sin contarte¡Lee esta historia GRATIS!