Otro día más, otra semana, otro mes, otro año teniendo que aguantar a mis compañeros idiotas, maestros tercos y sin cerebro que, el lugar de venir a enseñar, vienen a hacer pruebas y pruebas y pruebas de temas que jamás en la vida he visto, chicas huecas que lo único que buscan es llevarse a la cama a los profesores para obtener una calificación alta, en mi caso eso no era necesario; solo era cuestión de sacar un par de billetes de mi mochila para tener una calificación de diez. Cabe destacar que no era una completa tonta, mas sin embargo tengo cosas más importantes que hacer que pasar horas fente a la computadora buscando información acerca de "Las causas de la Segunda Guerra Mundial" o "Cuáles son los tipos de células". Tampoco soy de las que se pasa todos los días pegada al teléfono hablando con sus amigas, claro, prefería hablar con ellas en persona, por esa razón todos los días después de la escuela nos vamos a mi casa y nos ponemos a leer revistas de chismes sobre las celebridades de Hollywood, o si estamos muy aburridas, nos ponemos a inventar chismes que involucraban a los más nerds del colegio.

Hoy era Lunes, lo que significaba que de nuevo tenía que ir a la estúpida escuela y tener que soportar a todos los bichos raros que caminaban por los pasillos. Lo único bueno que tiene el colegio soy yo (obvio), mis amigas Taylor y Miley, y obvio no puede faltar el hombre más maravilloso del universo; mi novio Harry, Harry Styles.

Le hacía honor a su nombre, ya que era el chico con más estilo de todo el instituto, y lógicamente uno de los más populares.

Mis papás casi no están en casa por lo que me daban una tarjeta de crédito para comprar cosas "necesarias" según ellos, la cual yo gasto en zapatos, ropa y accesorios, ya que eso es lo más importante para mi, claro, si no estas a la moda no eres nadie en el colegio y yo debía mantener mi estatus de "chica popular".

El irritante sonido del despertador no paraba de avisarme que ya era hora de irme al colegio. No cabe duda, hoy sería un día muy complicado ¿por qué? no lo se, pero cuando el despertador no paraba de sonar aún cuando ya lo había apagado (o eso yo creía) sabía que iba a ser un día de muchas sorpresas...

Contigo hasta la Eternidad [Ross Lynch] |Terminada|¡Lee esta historia GRATIS!