Capitulo 58

2.6K 99 1

|||| Narra ______ ||||

Mi teléfono solo se cayo al suelo, estaba paralizada y mis lágrimas caían sin cesar mi pensamiento fue ‘esto no esta pasando’ ‘es una pesadilla’ ‘escuche mal’ las únicas palabras que resonaban en mi mente eran ‘se acabo, se acabo, se acabo’ no podía perderlo, no quería perderlo y todo por un malentendido aún no creo que a estas altura este dudando de mi, tal vez me termino por un acto de rabia pero yo no podía soportarlo bastante fue con lo que nos ha pasado pero nada comparado con esto, mis lágrimas llenas de dolor, desilusión, rabia, decepción y muchas emociones caían sin poder controlarlas ¿Cómo podía dejar de llorar si aún dolía? Me determine a pensar en que no tenía porque dolerme, estaba a punto de convencerme de eso pero rápidamente llego una frase a mí ‘Si te duele es porque lo amas’

Era desagradable esa sensación de haberte clavado una daga en el pecho y no poder hacer nada porque todo esta fuera de tu alcance, me calme solo un poco pero vinieron a mi recuerdos donde solíamos estar felices, en la playa cuando fue nuestro primer beso, la primera vez que le dije te amo, mi primera vez con él, todo era primera vez con él, el fue el que me enseño a luchar por lo que quiero, también me enseño a subir un poco mas mi ego y orgullo, reí al pensar en eso, además, fue la primera persona en demostrarme el verdadero sentimiento de dos personas que se aman, daría esta ‘pelea’ como una baja de parejas pero lamentablemente el no lo tomo así dio por terminada una relación de la cual no olvidare jamás, es increíble como alguien tiene el poder de cambiarte de ánimo este donde este y mas si esta a tu lado, lo amo como nunca había amado a nadie, le entregue mi corazón, las ganas de despertarme cada día para verlo o con un simple mensaje alegrarme el día o la semana entera pero lo mas importante le entregue el poder de hacerme llorar, de que hiciera lo que hiciera me afectaría, me hice una historia entera con él pero él mismo se encargo de destruirla poco a poco, de que cada pedazo de ella cayera levemente como una hoja en otoño; mis lágrimas estaban iguales o peor que al principio cayendo y cayendo como si no tuviera fin, caían de mis ojos hinchados y rojos bajando por mi mejilla empapada de ellas y finalizando en mi cuello, aún estaba tirada en el piso, no podía moverme.

Esa sensación tan terrible de que me duele tanto que ni puedo respirar como si ese dolor estuviera en mi espalda impidiendo moverme, nunca pensé estar así por alguien aunque tampoco me imagine enamorarme de Justin y mírenme, tirada en el suelo con mi blusa mojada por mis lágrimas, mis ojos que mas hinchados no podían estar, el dolor de cabeza que se hacía presente y la respiración dificultosa que me abstenía, un sonido atrajo mi atención era el de la puerta abriéndose vi una silueta asomarse y era Dylan, me miro y se sorprendió con el aspecto tan destruido que presentaba, rápidamente cerro la puerta y fue a abrazarme tan fuerte como lo necesitaba, envolviéndome entre sus brazos haciendo que reposara sobre su pecho, seguí llorando y llorando, mi respiración cada vez se entrecortaba más mientras el acariciaba mi espalda en modo de consuelo.

- Tranquila todo estará bien – susurro seguro, a pesar de que no sabía lo que estaba pasando.

- Nada va a estar bien – me separe de él para mirarlo, me miro con compasión pero solo baje la mirada porque ni siquiera podía, literalmente, mantener la cabeza en alto pues alguien se encargo de todo esto, hasta de mi mal aspecto.

- ¿Quieres contarme? – me pregunto dulce, el era el mejor hermano del mundo seguido de Matt, luego de haberle gritado como lo hice esta aquí apoyándome sin importarle nada, solo yo.

- Me pelee con Justin…

- No debes llorar por eso, seguro se arreglaran – dijo sin saber aún lo que paso después.

- Terminamos – y luego me reí amargamente como nunca – No perdón, me termino – el solo me abrazo y suspiro mientras las pocas lágrimas que supongo que me quedaban bajaban poco a poco esta vez ‘asimilando’ la situación.

- ¡Maldito Bieber! – Grito con toda la exasperación marcada en su rostro – Juro matarlo ¿Porque? ¿Te engaño? – no respondí a causa que mi cuerpo estaba respondiendo a todo el dolor que sentía es decir la tos, suena algo tonto pero el estado de ánimo prácticamente controla todo el cuerpo - ¡Maldito bastardo! ¡Juro que se va a arrepentir de por vida! – se levanto del suelo donde estaba junto a mí y pateo una silla con todas sus fuerzas, ahora sí estaba enojado tanto que una vena se le marcaba en la frente.

- No me engaño – al fin pude hablar, y el al escucharme volvió a donde estaba antes de levantarse – Pensó que yo lo engañaba con Kevin y que solo lo hice para burlarme de él.

- Tal vez lo dijo porque esta celoso de él y te aseguro que debe estar revolcándose en el piso del arrepentimiento – lo dudo enormemente, cuando…… lo dijo pareció firme pero se notaba una pizca de dolor, a pesar de todo se escuchaba con cierta agonía escupiendo cada una de sus palabras como si quisiera deshacerse de ellas y en caso tal fuera así, lo hizo conmigo.

- Hermosa – dijo Dylan luego de que me sacara de mis pensamientos que eran totalmente nulo es decir mi mente estaba en blanco - ¿Qué harás? – me pregunto esperando una respuesta de mi parte esa respuesta ni yo la sabía, era tan incierta como el futuro que me esperaba.

****

Aquí estaaaa!! Entonces, lo hice re rapido porque...no se porque. Ya saben el dilema del final...Chao chao...

Go Away-Justin Bieber y tu.¡Lee esta historia GRATIS!