075

6.3K 406 75

- Faltan algunos kilómetros -murmuró Scott mirando el gps en su teléfono

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

- Faltan algunos kilómetros -murmuró Scott mirando el gps en su teléfono.

Bea asintió- Es bastante... solitario por aquí -miró a su alrededor encontrando solo árboles.

- Lo sé, podrías mirar el camino -Scott se sujetó con nerviosismo del cinturón de seguridad.

- Y eso es lo que estoy haciendo -Bea lo miró confundida.

- Bea la vista al frente por favor -ordenó el muchacho.

La muchacha bufó- Amargado. -
Scott rodó los ojos con una sonrisa en sus labios de diversión al ver a la muchacha poner los ojos en blanco.

Ambos continuaron hablando hasta que un sonido proveniente de la parte delantera del coche los interrumpió.

- Epa -murmuró Bea- ¿Eso vino del auto?

- Mierda -murmuró Scott al ver que el auto se detenía.

- Por casualidad ¿sabes algo de mecánica? -preguntó la muchacha tapando su rostro con sus manos frustrada.

- Lo mismo que vos de cocina -comentó el muchacho abriendo la puerta.

- Entonces cagamos -habló la muchacha riendo nerviosamente.

Scott abrió el capó y comenzó a salir humo hacia el exterior que provenía del motor. Al ver que no podía hacer nada cerró el capó y volvió a subir al auto.

- Creo que tendremos que llamar a una grúa -comentó el muchacho, al oir esto Bea golpeó su cabeza contra el volante provocando que la bocina sonara.

Habían pasado mas de tres horas y la grúa aún no habia llegado. Scott miró fijamente a la muchacha desde el asiento del acompañante, golpeaba el volante con sus dedos índices tratando de calmarse, el muchacho sabía que Bea estaba preocupada.

- Bea tranquilizate, estoy seguro de que pronto vendrán por nosotros -trató de darle ánimo. La muchacha lo observó fijamente y Scott no pudo evitar fijar su vista en sus labios, estaban rosados debido al labial, parecían aún mas suaves de lo normal. Se preguntaba si serían tan suaves como parecían, se preguntaba que se sentiría besarlos.

Scott comenzó a acercarse a ella lentamente, quería besarla, deseaba bersarla. Estaban tan cerca que sus respiraciones se mezclaban, tan solo los separaban un par de centímetros y cuando estaba a punto de colocar su boca sobre la de ella una fuerte luz los iluminó. Ambos giraron su cabeza hacia la luz encontrándose con la grúa que iba a ayudarlos con el auto.

Sᴜᴘᴇʀɴᴀᴛᴜʀᴀʟ | ᴛᴇᴇɴ ᴡᴏʟғ [EN EDICIÓN]¡Lee esta historia GRATIS!