010; Time

1.7K 156 2

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

La hora había llegado, nuestro juicio esperaba por nosotros, mas bien por mi, ya que fui la primera en ser sacada de mi celda a pesar de los gritos de Jace

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

La hora había llegado, nuestro juicio esperaba por nosotros, mas bien por mi, ya que fui la primera en ser sacada de mi celda a pesar de los gritos de Jace.

—Cuanta delicadeza — Murmuro burlona y siento como el hermano aprieta con fuerza mi brazo y hago una mueca de dolor.

Definitivamente debía aprender a cerrar la boca.

Finalmente llegamos a una sala, donde la espada de la verdad se encontraba en medio, mi mirada se eleva encontrándome con el ya mencionado anteriormente por Clary, Aldertree.
Las cadenas estaban en mis muñecas y de estas a mis pies, por lo que mas mínimos movimiento que hiciera causaría un gran ruido.

—Te presentas ante la espada, acusado de traición contra la clave—Las voces de los hermanos silencios se hacen presentes en el lugar y estos mismo levantan la espada dejándola en mis brazos.— Así también como del asesinato de seis personas inocentes y tres subterráneos — Cierro mis ojos al darme cuenta que ellos habían notado que había sido yo la culpable del asesinato de esas personas. Pensé que solo yo lo sabia—Seas inocente o culpable, que la verdad libere tu alma.

—¿Algo mas que decir antes de comenzar?— Aldertree habla en cuanto los hermanos se alejan y con mi mas oscura mirada en sus ojos me dispongo a hablar.

Facilis descensus averno— Le doy una sonrisa de lado algo burlona

—"El descenso al infierno es fácil " Me alegra que creas en el lema sagrado de la clave—El me mira con sus cejas alzadas y yo pestañeo varias veces

—Suelo decirlo cuando estoy a punto de caer, para recordarme que nada ni nadie puede quebrarme —Relamo mis labios volviendo a mi expresión neutra esperando por el comienzo del juicio

—¿Mataste a la sede de Kailen? —Alderetree no da mas vueltas al asunto y comienza con las preguntas

—No.

—Pero los capturaste y torturastes dejándolos tan mal heridos hasta su muerte —Cierro mis ojos al oírlo, era cierto, todo era verdad.— También causaste la muerte inmediata de seis civiles.

LOST || Alec Lightwood (2)¡Lee esta historia GRATIS!