Capítulo doce.

Jeremy.



13 de junio, 2014.

Río cuando Doug aparece con Jeff y se sienta frente a mí. Jeff es sentado sobre la mesa y de inmediato me sonríe mostrándome su encía con apenas dos dientes.

— ¡Ah! —dice estirando su mano, río y la tomo sacudiéndola.

—Hola a ti, querido sobrino—me inclino y beso su mano, luego observo a Doug— ¿Ahora van a hacer esta cosa de vestir iguales?

Ambos llevan una camisa azul con un suéter gris encima, los mismos Converse blancos y un gorrito gris que evidentemente mamá tejió. Doug ríe.

—Nos vemos adorables. Creo que Hilary va a molestarse.

— ¿Ahora qué hiciste?

—Ella se estaba bañando y vestí a Jeff para traérmelo, pero no le dije, le dejé una nota de parte de Jeff que dice "mami, regreso luego, me fui a pasear."

—Pobre mitad Dilary, no entiendo muy bien por qué te soporta.

—Porque me ama y sé muy bien cómo mantenerla feliz.

— ¿Y crees que Jeff es tu mejor amigo?

—No lo creo, él lo es. Somos los mejores amigos ¿Cierto, Rayito?

—Ehhhh—Jeff señala un puesto de galletas.

—Esas son galletas—le dice Doug—. Y primero vamos a comer para escuchar al tío Jeremy hablar.

La respuesta no hace feliz a Jeff, de hecho se cruza de brazos y es gracioso ver la forma en la que hace una trompita con su boca mientras frunce el ceño.

—Mami. Mami ¡Mami!

—Mami no vendrá a contradecirme, y tu mamá jamás te daría dulces antes de comer.

Por suerte nos atienden y al instante hay papas para Jeff mientras esperamos que preparen nuestro almuerzo, al menos eso lo distraerá. Lo veo tomar una de las papas y dársela a mi hermano en la boca, Doug hace un sonido de monstruo devorándolo y Jeff ríe antes de comer una y darle otra a Doug. Me es imposible no sonreír porque esto es lo que siempre quise para Doug, que él fuera feliz.

Si bien nuestra diferencia de edad no es más que tres años, siempre me sentí protector con él, siempre quise ponerme ante él y cualquier daño que pudiera ocasionarle Paul, no siempre pude lograrlo, pero lo intenté tantas veces que era mi único consuelo cuando hacer aquellas cosas me carcomían hasta el alma.

—Entonces ¿Qué tal el viaje? Veo que conseguiste un bronceado estupendo.

—Douuu—lo llama Jeff estirando una papa—, papá ¡Ah!

Doug abre de nuevo su boca de manera exagerada haciéndolo reír, Jeff presiona sus manos en las mejillas de su papá y lo observa con amor mientras ríe. Esto que siento es un maldito orgullo por mi hermano y la familia que ha formado.

—Entonces, Jeremy.

—Fue un viaje...Increíble. Lo disfruté mucho y estar con ella solo confirmó que estoy loco por esta mujer. La quiero, Doug. Realmente la quiero y a veces asusta no saber llegar a ella, que un día simplemente me aleje.

—Creo que estás enamorado.

Aww—emite Jeff antes de voltear a verme, enarco una de mis cejas y Doug ríe.

Conquistando a Jeremy (BG.5 Libro #3.5)¡Lee esta historia GRATIS!