Capitulo 14: ¿Quién diablos eres?

3K 103 0


Justin me dijo que hoy vaya con Jason a conocer su oficina. Está cerca del Central Park, dice que es un edificio enorme que tiene un gran letrero que dice "Bieber's Securities Firm".

Me duché y me puse...

Por último recogí mi cabello con un moño, me maquille solo un poco y me coloqué perfume – no mucho – y Jason estaba vestido con un jean azul, unas Adidas blancas, una camisa para niños y una chaqueta

Oops! This image does not follow our content guidelines. To continue publishing, please remove it or upload a different image.

Por último recogí mi cabello con un moño, me maquille solo un poco y me coloqué perfume – no mucho – y Jason estaba vestido con un jean azul, unas Adidas blancas, una camisa para niños y una chaqueta. Quería que esté presentable para estar en una oficina con su padre mientras tanto yo tenia entrevistas de trabajo.

Tome mi bolso y corrí a buscar las llaves de la casa que no las encontraba. Tomé a mi hijo y salimos para no perder el autobús.

Unos veinte minutos después llegó el autobús. Maldije y me prometí que cuando pudiera me compraría un coche. Sabía manejar porque mi padre y Justin me habían enseñado así que tranquilamente me podría comprar un coche usado.

Luego de un rato largo en autobús llegamos a la empresa - woau - me dije a mi misma cuando vi ese gran edificio en frente de mi. Decidí entrar y no quedar como una tonta mirando un edificio que en Nueva York esta lleno.

Llegamos al vestíbulo que era completamente enorme y le pregunté a una de las recepcionistas si sabía donde estaba la oficina de Justin Bieber y ella me preguntó si tenia cita y yo le dije que el era su hijo (sin que Jason oyera), ella sólo se rió.

—¿Disculpe?— en realidad no entendía nada.

—No es nada personal Srta. pero ¿Sabe cuántas mujeres han pasado por aquí diciendo que tienen hijos del Sr. Bieber?— La rubia me miró como si yo fuera una interesada que sólo quería sexo o dinero.

—No, en realidad no, ¿Cuantas?— pregunté irónica. ¡Estaba demasiado furiosa! Porque también me perderé mi única entrevista de trabajo, porque esta rubia no me deja que deje a mi hijo con el padre.

—Miles.— dijo seca y luego sonrió mostrando una dentadura perfectamente artificial —Pero puede dejarme su nombre y yo con gusto le diré a la secretaría del Sr. Bieber que la Srta.. — ella movía su bolígrafo de lado a lado, mientras mascaba chicle vulgarmente esperando que le responda. Miré a mi hijo y el me miró encogiendo los hombros sin saber que decir.

—Hall... _____ Hall.— dije furiosa pero sin que ella se de cuenta. Pero inmediatamente abrió sus ojos como platos y tiró su bolígrafo.

—Oh... Mil disculpas Sra. Bieber sólo... es que... uhmm.— la rubia se sentó derecha en su asiento muy inquieta y nerviosa sin saber que hacer — Muchas mujeres han querido hacer lo mismo y... pues... No debería haberle dicho eso, lo siento...— la rubia estaba muy nerviosa y no entendía porque me decía Sra. Bieber si yo le dije que me llamaba ______ Hall, no ______ Bieber. ¿Justin habrá hablado con sus empleados?

—¿Sabes? Olvídalo, olvidaré lo que pasó si tu me dices donde está su oficina, porque en verdad llego tarde a una entrevista importante.

—Por supuesto Sra. Bieber.— dijo la rubia sonriendo abiertamente — La oficina del Sr. Bieber esta en el piso 12, ya mismo llamaré a su secretaria para avisarle.

Mi propio cuento de hadas《Justin&Tu》Where stories live. Discover now