xi

1.3K 126 6

Love is a devil
Part II

Blood, Katherina, the demon
needs blood.

Horas Antes

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Horas Antes

La garganta de la castaña quemaba y ardía, las voces habían comenzado a atormentarla de una manera horrible haciendo que su cabeza comenzara a dolerle. Desde hace varios minutos había comenzado a deambular por las oscuras calles, se sentía perdida y abrumada con todo lo que estaba sucediendo, se abrazó a si misma cuando una brisa la golpeo y un olor a sangre inundo sus fosas nasales.

A lo lejos escucho sollozos y luego un grito lleno de dolor, Katherine se detuvo frente al callejón donde había escuchado aquel ruido y camino con lentitud dentro de este, solo guiándose por el olor y el ruido que emitía la persona entre las sombras. Una mujer temblaba mientras sus manos se encontraban llenas de sangre.

— Ayúdame. —sollozó, la castaña la miro y se arrodillo a su lado. Había dejado de escuchar aquellas voces para solo escuchar una cosa; el bombear de su corazón. Con cuidado alzo la mano de la mujer con el propósito de ver la herida, pero sus ojos solo se posaron en la sangrienta mano de la mujer.

Un dolor se hizo presente en su pecho y eso fue lo suficiente para que un grito de dolor se escuchara en el callejón.

[...]

Una taza de té se posó sobre la mesa, el brujo miraba con suma atención a la Shadowhunter quien desde que habían llegado a la vivienda del muchacho no había emitido sonido alguno. El no ser insultado constantemente por Katherine dejaba en desconcierto a Christoffer.

— Calma los nervios. —susurró. Algo que Christoffer odiaba de su condición era que el poder de sentir ciertas emociones en la gente; cuando conoció a la castaña rápidamente pudo adivinar que la joven era intrépida, grosera y muchas cosas más pero que sin duda ella tenía un gran corazón.

Esto último lo había descubierto cuando él había sido atacado por uno de los que creía sus más leales hombres y la joven lo había salvado. Ella sabía lo que él hacía y aun así lo ayudo.

Ahora lo único que sentía era tristeza y remordimiento, algo que nunca había esperado sentir en aquella chica.

— ¿Por qué me pasa esto? —escuchó en un susurro, los ojos cafés de Christoffer se posaron en la figura de Katherine y suspiro.

— No eres un chupasangre si es lo que te preocupa. —dijo divertido—Sabes las consecuencias que hay cuando traes a alguien de la muerte, en tu caso, una magia te trajo de vuelta y eso es aún más riesgoso porque... ya sabes todo tiene sus consecuencias, cuando volviste la parte de un demonio se impregno a tu alma y este ser intenta manifestarse.

— ¿Qué tiene que ver la magia en esto?

— La magia de Alessia venia de la naturaleza, una magia muy pura para alguien que guarda en su interior un demonio, aunque todavía puedes vivir y mantener a ese engendro controlado.

— ¿De qué hablas?

— Sangre, Katherina, el demonio necesita sangre. —respondió— Esa es la consecuencia de que estés viva.

[...]

Alec observo de lejos a su hermana y camino hacia ella, había pasado toda la mañana buscando a cierta castaña quien desde la noche anterior no había dado señales de vida y eso había preocupado al Shadowhunter de sobre manera, mientras que a Izzy le parecía divertido pues había bromeado diciendo que Katherine presentía la llegada de Maryse y que por eso había desaparecido pero Alec sentía que algo estaba mal, que la castaña no haya dado señales aunque sea para provocar caos le dejaba un mal sabor de boca.

— Todavía no hay señales de Katherine. —habló la morocha antes de que su hermano pudiera preguntar— ¿Buscaste en casa de Magnus?

— Vengo de allí. —respondió y se arrimó en el mesón poniendo una de sus manos sobre sus cienes para intentar calmarse, el que Maryse esté allí no le había dado paz en ningún momento, lo único bueno de su llegada fue ver a su hermano.

— Alec. —el nombrado se dio la vuelta y observo a la mujer que lo llamaba, esta se acercó hacia ambos hermanos y les mostro algo en las pantallas.

— ¿Qué es eso?

— Encontraron a una mujer, casi fue drenada completamente. —explicó, los ojos de Alec examinaron las fotografías de la mujer y frunció el ceño.

— ¿Hablaron con...?

— Lo hicimos y no fueron ellos. —dijo rápidamente— No sabemos que fue aun, pero creen que fue el ataque de un demonio.

[...]

Un grito salió de los labios de la castaña quien aferraba sus manos a su cabeza en un fallido intento por calmar las voces que la atormentaban, no podía soportarlo más, sentía que en cualquier momento estas la terminarían consumiendo y sus intentos de luchar cada vez eran menos efectivos, no podía con aquella carga.

A lo lejos escucho una voz conocida pero no podía identificarla aun, abrió los ojos y vio a su hermano frente a ella con una sonrisa, una sádica.

— ¿Asustada hermanita? —se acercó y se paseó alrededor de ella— Siempre fuiste la consentida, todo era referido a ti, todos te protegían, pero, ¿qué pasó con ellos, Katherina?

— Vete...

— Murieron ¡Todos ellos!

— No, no... Para.

— Alessia, Toby, Halston, Dominic, yo. —hizo énfasis en la última palabra— ¡Todos muertos por tu culpa!

— ¡Dije basta! —gritó y todo se tornó silencioso, varios vidrios habían sido rotos a causa de ella, la habitación se tornó oscura y solo las luces del exterior lograban alumbrar a medias aquel sitio.

Los ojos de Katherine recorrieron todo el lugar, las lágrimas volvieron a salir de sus ojos al ver a su hermano muerto en el suelo del salón, comenzó a retroceder hasta chocar con una de las paredes.

— Todos muertos por mi culpa...

Paralyzed [2] ➳ Alec LightwoodDonde viven las historias. Descúbrelo ahora