Hogar es donde está el corazón

25.8K 4.6K 1.1K
                                                  

—Wow —Jin ya está hablando cuando sale de su habitación, la mitad de los chicos aún duermen mientras los otros tres, Yoongi, Namjoon y Jungkook están dispersos a través de la pequeña sala con tazas y bagels a medio comer ensuciando la mesa—. ¡Parece que Yoongi tendió su cama esta mañana!

Hay un dejo de burla en su tono, la sorpresa fingida y sobre actuada, sus labios se curvan en una sonrisa cómplice mientras mira a Yoongi de forma sugestiva. Todos saben lo que quiere decir, pero Namjoon, aun así, inútilmente, dice— Eso es sólo porque él no ha dormido ahí en meses.

—Cállate —Yoongi murmura, y se pregunta si el delgado cojín que está cerca de sus muslos sería suficiente para asfixiar a alguien. No está seguro de si a sí mismo o a su líder.

Jungkook sólo se une para molestar a uno de sus hyungs cuando sabe que alguien mayor lo respaldará, especialmente cuando se trata de Yoongi, y aparentemente este es uno de los, desafortunadamente comunes, momentos cuando siente que Jin y Namjoon serán su red de seguridad—. No lo estás negando, ¿o sí?

—Dormí ahí el jueves —Yoongi defiende, frunciendo el entrecejo al maknae.

—Eso fue hace cuatro días —Jungkook le saca la lengua en respuesta al débil intento de Yoongi de golpearlo, levantando cuatro dedos y mostrándoselos al mayor.

—Jódete.

•••

Yoongi cruza el pequeño salón hacia la cocina más tarde de lo usual, y mucho más tarde que el resto de los miembros. Encuentra a cinco de ellos agrupados alrededor de un objeto que no puede ver y Jimin, solo, los observa nervioso.

Cuando ve a Yoongi, levanta sus brazos en un gesto de rendición— Yo no tuve nada que ver, fue Hoseok hyung —promete.


Hoseok, sin darse cuenta de la presencia de Yoongi, sale del círculo para mirar a Jimin con incredulidad— Claro que tú no tuviste nada que ver, idiota, tú estabas dormido.

Al moverse, aunque no fuera mucho, abre espacio suficiente para que Yoongi reconozca el objeto en el que todos están tan interesados: un celular. Específicamente, el de Hoseok. No está lo suficientemente cerca para ver la pantalla. Inicialmente, Yoongi planea colarse sigilosamente entre el grupo y averiguar qué es tan interesante, pero, ni siquiera tuvo que hacerlo. Apenas Jungkook lo ve, toda su cara se ilumina con una emoción traviesa y empuja a través de la pequeña multitud para mostrárselo a Yoongi él mismo.

—Hyung nos mostró la foto más adorable esta mañana —Jungkook dice de forma cursi, extendiéndole el celular para que Yoongi vea. Tal como esperaba, la foto era de él. Él y Jimin. Fue tomada unas pocas horas antes, una de las muchas noches en las que Yoongi abandonó su propia cama por la de Jimin. Jimin está al borde del colchón, su cuerpo totalmente recto. Un brazo descansa en su costado, y el otro está en un ángulo incómodo con su mano en el cabello de Yoongi. Yoongi está acurrucado en una bola en medio de la cama, usando el abdomen de Jimin como almohada.

Jimin observa casi disculpándose mientras los otros miembros estallan en risas por la expresión de Yoongi -sea lo que sea- y Yoongi se recuerda a sí mismo decirle a Jimin que no es su culpa, después, cuando la manada de idiotas con la que viven no estén ahí para escuchar.

—Es adorable —Jin suspira, despeinando el cabello de Yoongi—. Cómo se sentirá ser joven y estar enamorado —Yoongi le da un codazo fuerte en las costillas, tomando el celular cuando Jin lloriquea y se aleja. Fácilmente, Jungkook lo toma y lo levanta fuera de su alcance, bailando hacia atrás mientras ríe estruendosamente.

Home is where the heart is | YoonminDonde viven las historias. Descúbrelo ahora