Capitulo 34

3.4K 135 1

- Logan lárgate de aquí si no quieres dejar de existir – dijo Justin amenazándolo ¡Ja! Buen momento para hablar.

- Mira Bieber tu no me mandas a mí pero me iré solo porque ustedes tienen que hablar – dijo Logan ‘inocentemente’ aunque de inocente no tenía ni las medias. Eso era lo que el quería, sabía como era una mujer, le sembró la duda porque sabía que cualquier mujer sea celosa o no averiguaría lo que pasaba fuera como fuera.

- ______ prometo decirte pero en su tiempo ¿sí? Por favor no me hagas explicar algo que en este momento no quiero.

Ella lo pensó y le pondría un ultimátum, si en una semana Justin no le diría algo sobre el tema ella tomaría cartas en el asunto.

- Solo lo haré porque no quiero pelear Justin pero mi paciencia tiene un límite – el sonrió al escuchar eso, en el lenguaje de una mujer eso sería un ‘si te perdono’.

El la tomo por sorpresa de la cintura acercándola, ella por instinto coloco sus manos en el cuello de el aspirando su varonil aroma que la volvía loca a cada segundo.

- ¿Sabes? A pesar que tengo una venda en mi pie – dijo el.

- Que ni se nota por cierto – dije ella a lo que ambos rieron.

- Quiere decir que aún estoy enfermo y necesito que alguien me cuide – el esperaba que ella se ofreciera a ‘cuidarlo’

- ¿Si? Pues ahí tienes a la señora que limpia – y rió ella sabía que respuesta esperaba el.

- Hoy no ira.

- ¿Y tu mama?

- De viaje ¿Entonces que dices? – dijo el pegando su frente con la de ella a punto de besarla.

- Lo haría – dijo ella a lo que el sonrió e iba a besarla pero ella lo detuvo – Pero no lo haré – el alejo su rostro del de ella para mirarla mientras ella reía por su expresión - Lo siento Justin pero Kevin me invito a salir esta tarde y no puedo cancelarle – dijo ella.

- ¿Qué? – pregunto el, no lo podía creer - ______ ¿Quién es tu novio el o yo? – pregunto orgulloso, levantando el mentón y alzando una ceja.

- Tu pero el es uno de mis mejores amigos de Canadá y no lo puedo dejar plantado – dijo ella, se dirigió a la banca donde estaban sus flores preferidas y las tomo, aspiro su aroma, le sonrió a él y le guiño el ojo, fue donde él y rozó sus labios – para hacerlo sufrir – y se fue dejando a Justin peor que un novio en su despedida de soltero arruinada por la suegra.

Go Away-Justin Bieber y tu.¡Lee esta historia GRATIS!