CAPÍTULO 8: Tiempo y Soledad.

1.8K 253 161

SÍ SÍ, ANTES DE TODO VAYAN A LEER LOS CAPÍTULOs ANTERIORES. RECUERDEN QUE ERA EL CUMPLEAÑOS DE JASMINE, HUBO RUMMER REMEMBER, MARTA ESTABA AHI Y NICOLAS ESTABA EN LONDRES.

SUMMER P.O.V.

-¡¿QUÉ DEMONIOS TIENES EN LA CABEZA?! - comenzó a gritarme Sophia a penas Rubén dejó la habitación. - ¿ESTAS TONTA O QUÉ?

Mi cabeza se mantenía baja mientras las lágrimas iban acumulándose en mis ojos y sentía mis labios hinchados debido a los besos de hace unos segundos.

- ¡ESTABAN A PUNTO DE FOLLAR AQUI! ¡CON SU NOVIA AHÍ AFUERA Y EL TUYO EN LONDRES! - la mención de Nicolas fue suficiente para que mis lágrimas comenzarán a caer como cascadas por mis mejillas. - ¡¿EN QUÉ MIERDA ESTABAS PENSANDO?!

En nada. Ese es el problema. Cuando Estoy con el, no puedo pensar en nada.

Los gritos de Sophia se detuvieron y lo agradecí. Lo único que pude hacer fue recostarme en mi cama, abrazando a una almohada mientras seguía llorando.

Podía sentir como todos mis logros se hacían pedazos y una ola de errores y malas cosas vendrían.

De pronto, las manos de Sophia comenzaron a acariciar mi cabello y espalda reconfortandome.

- ¿Cómo pasó? - preguntó ahora más calmada.

- No lo sé. - dije sollozando. - Yo me vine porque no podía aguantar verlos en la mesa comiéndose la boca y de pronto el ha llegado aquí, yo comencé a gritarle y de repente estábamos besándonos en la cama.

- No suena lógico. - dijo Sophia. - Dios. A ustedes dos hay que mantenerlos alejados.

Exactamente. Debemos estar alejados.

Mi cabeza comenzó a dar vueltas mientras seguía llorando en mi cama. No sé en que momento Sophia se fue pero al rato estaba sola, con la luz apagada, las botas ya no estaban en mis pies y el ruido de todo había desaparecido.

De repente mi mente comenzó a viajar en el tiempo. Me llevó de vuelta hace un año, yo estaba recostada en la cama que compartía con Rubén en nuestro antiguo apartamento.

Sabía que Rubén estaba por ahí así que no me sorprendí cuando alguien se recostó a mi lado, beso mi mejilla y me abrazó desde atrás.

No recuerdo el momento exacto donde dejé de alucinar y me dormí, pero el sol fue el culpable de despertarme.

Maldije para mi misma por olvidar cerrar las cortinas la noche anterior hasta que lo que realmente pasó la noche anterior me azotó.

Lo último que podía recordar, que fuera real, fue que Sophia me quito los zapatos y salió de mi habitación.

Otra cosa que real, era que había alguien recostado a mi lado abrazándome. Asustada abrí los ojos despacio y me di cuenta la familiar tinta de un tatuaje en la mano que me sostenía.

Nicolás.

Me giré despacio para encontrarme el rostro de mi novio durmiendo pacíficamente. Sus zapatos estaban tirados al lado de los míos y una maleta estaba también ahí.

El intento de pasar desapercibida no funcionó y sonreí cuando Nicolas abrió sus ojos poco a poco.

- Hola. - dije. - ¿Cuándo llegaste?

- Hola. - respondió acercando una mano para acariciar mi cara. - Como a las 6 de la mañana. Nos adelantaron el vuelo y no podía esperar para verte.

Las palabras de Nicolás derritieron mi corazón como siempre lo hacía con cada acto o palabra.

- Estabas muy mona durmiendo así que no pude evitar hacer lo mismo. - dijo. - Además que venía muriéndome de sueño también.

DESCONTINUADA // ¿Qué hacemos ahora? - 3a temporada / Elrubiusomg¡Lee esta historia GRATIS!