Confesión

3.9K 423 46
                                          

Stiles

El resto del día no volví a ver a Derek, no se sentó con nosotros en la hora del almuerzo, tal vez tuvo cosas que hacer y no pudo ir con nosotros.
Cuando llegué a la clase de Finstock, una chica rubia se sentó a mi lado y me invitó a una fiesta mañana en su casa, a la cual acepte ir, la chica me pareció simpática y divertida; he escuchado de las fiestas que ella hace y dicen que son muy buenas, un rato de diversión no hará daño ¿cierto?.

—Stiles ¿qué te pasó en la mano?—cuestiona Isaac mirando mi mano con recelo.

—Me corté—digo sin quitar la vista del libro que está en mi escritorio.

—¿En dónde y cómo?—toma mi mano y la observa con los ojos entrecerrados— se ve que fue profunda.

—Me corté en la casa de Derek, no sé con qué, pero lo que sí sé es que dolió como el infierno y más cuando Derek me echó alcohol—levanto la vista para para observarlo.

Isaac sonríe con picardía, luego parece que está pensando en algo que desconozco y suelta mi mano como si quemara. ¿Y ahora que le pasa?

—No es que me guste que me toques pero ¿Por qué me sueltas tan bruscamente?—enarco las cejas.

—No quiero ser golpeado—su sonrisa sigue ahí.

—¿Por qué deberías ser golpeado?

—Por nada.—se encoge de hombros y regresa su vista al libro.

—Isaac, dime.—exijo— No veo porque tendrías que ser golpeado.

—¿Sabías que tú y Derek hacen buen equipo?—su voz tiene un tono que no puedo identificar.

—No lo sabia, pero ahora gracias a ti ya lo sé—hago una pausa y lo miro con los ojos entrecerrados— ¿a qué viene esto? ¿Te quieres quedar con Scott para que ahora él sea tu mejor amigo? Porque si es así, déjame decirte que no va a suceder, no mientras yo siga con vida. Así que no te hagas ilusiones, Scott es mi mejor amigo y no el tuyo. Tú quédate con tus bufandas, así se dan calor y amor mutuamente.

Isaac ríe y luego me mira serio, se para de la silla y va hacía su mochila.

—No te burles de mis bufandas, Stiles—se queja— y no es por eso.

—¿Entonces?—me giro en su dirección y lo miro expectante.

—Olvídalo.

—Isaac...—advierto levantándome de la silla para ir hacia él.

—Mejor sigamos con el trabajo de Historia—sugiere volviéndose a sentar en la silla.

—Está bien—digo no muy convencido, éste chico está nervioso y desconozco la razón de eso.

Seguimos haciendo el trabajo y cuando terminamos nos dedicamos a jugar videojuegos.
Al paso de las horas, él se va y me quedo pensando en lo que dijo, después de divagar un rato no le doy mucha importancia. Y me voy a la ducha.
Al terminar, me coloco mi ropa de dormir. Solo es una camiseta que me queda un poco grande, la cual es de Derek, me la quedé cuando me quedé a dormí en su casa, es muy cómoda y además la camiseta que yo utilizaba para dormir ya se había roto, así que me quedé con la de Derek, no creo que le moleste, no me dijo nada cuando salí de su casa con ella, bueno no la vio.
Ya me iba a acostar pero escucho que tocan el timbre desesperadamente, bajo corriendo las escaleras y abro la puerta. Es Cora junto con Derek pero él está encorvado y respira con un poco de dificultad.

—Ayúdame—suplica Cora, su rostro está bañado de lagrimas y se puede ver la desesperación en sus ojos.

—¿¡Qué le pasa!?—me hago a un lado para que pasen, ayudo a Cora con Derek y lo llevo al sofá.

Me gustas... Stiles [Sterek] Donde viven las historias. Descúbrelo ahora