Lunes

966 77 26

ARMYs, ganamos en los BBMAs y todo gracias a uds. :D

Ahora sí, holi :3

Aquí estoy de vuelta con una historia nueva, gracias por comentar y espero les guste ^^

*~~*~~*~~*~~*~~*~~*~~*~~*~~*~~*

Si eres hombre que te guste alguien implicaría mirarla a la cara, seguir a sus piernas y finalmente a sus pechos... ¿Qué más hay para amar?

Jimin estaba realmente aburrido.

Se encontraban en la hora de tutoría por lo que prácticamente estaban libres y cuando eso pasaba, no podía evitar que su mente volara a todo tipo de lugares.

Se encontraban en la hora de tutoría por lo que prácticamente estaban libres y cuando eso pasaba, no podía evitar que su mente volara a todo tipo de lugares

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Con su mano derecha jugueteaba con el lápiz mientras miraba hacia la ventana. Quizás su mirada estaba sobre ella pero tampoco es que estuviera viendo algo fijamente, simplemente se encontraba vacío en aquel lugar esperando a que la hora terminara.

Se percató de la mirada de algunas chicas en el piso de abajo y les sonrió como de costumbre. Las reacciones normalmente eran las mismas, su sonrisa las volvía locas y él lo sabía, aunque a decir verdad siempre lo había sabido.

Aquellas chicas terminaron por molestarlo porque comenzó a pensar como era la naturaleza real del hombre: Juzgar por el físico pero nunca preocuparte por las cosas que no se podían ver como el corazón y los sentimientos.

Les atraigo solo por mi físico pero no porque les guste interiormente.

Bostezó porque pensar tanto de esa manera estaba estresándole de sobremanera.

–Es por mi cara –Dijo en voz alta.

Después sintió un golpe en su cabeza e instintivamente volteó hacia atrás.

–¡Eso duele! –Se quejó.

Y entonces la vio ahí parada, escudriñándole con la mirada como usualmente lo hacía. Con una personalidad que solamente ella sabía poseer, tan imponente y que la hacia ver inevitablemente atractiva.

Su cabello negro le llegaba hasta la cintura y de no ser porque no sentía nada por él, tal vez Jimin hubiese aceptado salir con ella.

–Hana, ¿Por qué me has pegado? –La miró inquisitivamente.

–Jimin, tú...

–Me has pegado un puñetazo –La interrumpió.

Se acercó hacia a él con el lapicero que tenía dándole pequeños golpes en su boca en forma de reprimenda. Él sintió como su suave aroma a cereza se impregnaba con la cercanía, algo que no le molestaba porque su fragancia era agradable.

–Jimin con la cara tan bonita que tienes, ¿cómo puedes ponerte a bostezar? –Le riñó –Las chicas con las que has salido te desprecian –Suspiró –Ya te darás cuenta para remediarlo algún día –Volvió a suspirar.

Seven Days [JIKOOK]¡Lee esta historia GRATIS!