Capitulo 12

19.4K 1K 166

Narras tu

Suspire al escuchar el teléfono el cual indicaba que había una llamada entrante, ¿Quién se atreve a llamar tan temprano?. Tome el teléfono y conteste sin mirar quien era

Conversación

-¡_____! ¿Cómo estas? - Dijo la voz de Rubén al otro lado

-Hola Rubén, estaría bien si no hubieses llamado tan temprano... - Dije aún adormilada

-¿Temprano? Muyaya, son las 3 de la tarde

-¡¿LAS TRES DE LA TARDE?! - Grite mientras me levantaba rápidamente e iba a la cocina

-Si, estas muy bien con los horarios - Dijo el sarcástico

-No es mi culpa que cierto individuo me invitara a comer hamburguesas a las 4 de la mañana - Dije mientras rodaba mis ojos, a pesar de que el no pudiera verme

-No te quejes, que las disfrutaste

-Buen punto, ¿Para qué llamabas?

-Cierto, llamaba para saber si sigue en pie lo de hoy

-¡Claro! A las 8, ¿Cierto?

-Exactamente, bueno, eso quería saber, me tengo que ir, adiós

-Adiós

Fin de la conversación

Sonreí al terminar la llamada, tenía el presentimiento de que hoy sería una gran noche.

Termine mi desayuno el cual contaba con una taza de café y unas tostadas para luego ir a mi habitación y ponerme mi clásico pantalón de talle alto y una blusa negra metida dentro de este, mis vans, un lazo y listo, me cepille mis dientes y salí rumbo al centro comercial, quería comprar un vestido para esta ocasión especial...

*2 horas después*

Salí frustrada de la maldita tienda, no conseguía nada que me gustara, ¡NADA! Había recorrido todo el maldito centro comercial y no había visto ningún vestido que le gustase, observo dudosa la última tienda, la única que no había visitado, entro, era bastante sencilla era pequeña, con las paredes de un color rosa pastel y todo lo demás de color blanco con los lindos vestidos colgados, tome los 4 que más lindos me parecieron y me dirigí al probador, me medí el primer vestido, era de color blanco, largo hasta el suelo, un poco ceñido al cuerpo, ni loca, pareciera que me fuese a casar.

Me puse el segundo vestido, color verde, completamente ceñido al cuerpo y muchos dedos arriba de la rodilla, no, nunca, parecía prostituta

Tercer vestido, rosa pastel, con falda abombada y un lazo en la cintura, en efecto, parecía una niña de 5 años

Cuarto y último vestido, de color rojo, bastante suelto hasta la rodilla con una linda apertura en la espalda, no me veía mal, pero no resaltaba nada de mi cuerpo

Suspiré rendida mientras me apoyaba en el vidrio, cuando siento una tela rozar mi cabeza, levanto la vista encontrando con una mano sosteniendo un vestido de color morado oscuro, lo tomé dudosa mientras escuchaba la voz de la dependienta de la tienda

-He encontrado este vestido en depósito, pensé que podría gustarte

-Me lo mediré, gracias

Lo observe, no estaba mal, sin más me lo puse y me observe impresionada el espejo, el vestido era ceñido de la cintura hacia arriba, resaltando mis pechos, en la cintura tenía una especie de apertura que rodeaba el vestido completo en forma de zig-zag y la falda era un poco abombada, pero no demasiado lo cual le daba un hermoso toque, era 9 dedos arriba de la rodilla lo cual resaltaba más mis piernas, era perfecto

Solo a ti. (Rubius y tu) (Terminada)¡Lee esta historia GRATIS!