✨#19✨

1.5K 146 17

*Al día siguiente*

Narra Samuel:

Ya me encontraba en el auto con Guille diriguiendonos a nuestra casa, era un día muy hermoso, así que llevaría a mi chiqui a pasear.

-¿Donde quieres ir primero chiqui?.

-Aaaamm... Ay que ir primero a comer algo, tengo mucha hambre.

-Esta bien, el lugar lo escojere yo.

-Me parece bien.

Al final me dio un beso en los labios en forma de agradecimiento, como amaba a ese cabezón.

Al llegar a una plaza me estacione y nos dirigimos al restaurante, nos sentamos en una mesa a un lado del ventanal, mientras llegaba la mesera nos pusimos a platicar yo y Guillermo.

-¿Y como te fue en la escuela amor?.

-Pues bastante bien, hice una amiga, ayer de echó, la que estaba sentada junto a mi, se llama Melo, es muy mona conmigo, siempre me hace reír, me recuerda a Frank.-al terminar hizo una mueca de nostalgia.

-¿Extrañas a Frank?.

-Si, mucho.

-Que tal si lo invitas hoy en la tarde a casa.

-¿Enserio?.

-¿Porque no?, ya que lo extrañas tanto.

-¿No estas celoso o si Samuel?.

-Un poco.

Después de eso los dos reímos. Ya había llegado el mesero, este mientras anotaba nuestra orden no dejaba de ver a Guillermo, lo que me molesto bastante, veía como le miraba las piernas por la corta falda de Guillermo, sentia que me herbia la sangre, después de unís minutos por fin se fue, no sin antes darle una sonrisa coqueta a Guillermo, lo que me hizo apretar mi mandíbula.

-¿Pasa algo Samuel?.

-¿No viste como te miraba Guillermo?.

-No lo siento, estaba perdido en tu belleza, guapo.-Dijo y me lanzó un beso.-Además, ¿para que quiero a otro hombre si tengo al mejor de todos?.

-No se, ¿Para follar?.

-Hay Samu, eres un tonto.

Dicho eso los dos reímos como tontos, el tenía razón, el me amaba tanto como yo a el. Después de eso el mesero llegó con la comida, ese odioso seguía viendo a mi Guille, así que sabía que hacer, ya que Guille estaba a unos cuantos centímetros de mi, lo tome de la nuca y lo bese con pasión y deseo, este me siguio el paso con dulzura, después de unos segundos nos separamos y vimos que el mesero seguía ahí elado mirándonos.

-¿Se te perdió algo?, ya puedes irte.

Dije y el sin decir nada se fue.

-¿Que fue eso Samuel?.

-Defendí lo que es mío.

Dije, el río y empezamos a comer.

[...]

Ya estábamos en la tienda de ropa, Guillermo me dijo que quería comprar un conjunto para mañana así que se lo comprare, el estaba en el pasillo de faldas y yo en el de ropa interior, quisas le compre algo para mañana en la noche. Después de unas horas yo y Guille estabamos haciendo fila para pagar, Guille no se había dado cuenta de lo que había escojido asta ahora, lo miró y después alzó la mirada a mi y me miró con una cara pervertida.

"-Solo suyo Daddy. -Solo mío Bebe."¡Lee esta historia GRATIS!