"Esta soy yo"

832 217 110

A lo largo de mi vida como mujer he cambiado muchas cosas de mí misma

A lo largo de mi vida como mujer he cambiado muchas cosas de mí misma. Tantas que no me alcanzarían las estrellas para contarlas.

Por ejemplo, cuando cumplí 13 me di cuenta que odiaba mi cabello ondulado, no por el hecho que odie el cabello ondulado, pero porque no tengo la paciencia de cuidarlo. Así que decidí alisarlo permanentemente.

Ese mismo año decidí cortarme el pelo hasta los hombros.

A los 15 años me di cuenta que no me gustaba mi cabello rubio, así que decidí pintarlo de negro y maquillarme con colores muy oscuros.

A los 18 años me di cuenta que no me gustaba mi figura, así que decidí cambiar mi forma de vestir para acomodarse a mi cuerpo, cambié mi estilo de jeans y camisas negras a vestidos de flores y arcoíris.

Luego ese mismo año me di cuenta que me gustaba el color rojo para mi cabello, decidí teñirlo.

A los 20 años me di cuenta que mi forma de vestir no importaba, sino que lo importante era como yo me sentia conmigo misma, así que decidí entrar al gimnasio y comer lo que yo quisiera, el ejercicio me hacía sentir bien y la comida también.

Ese año cambié por completo mi armario, no buscaba ya ropa de colores o de una marca específica, decidí comprar lo que a mí me gustara y me hiciera sentir linda, ya sean gorras negras, pantalones flojos, all stars, vans, tacones, zapatillas, vestidos de flores, camisetas de bandas de rock, etc.

A los 8 años escuchaba Korn con mis hermanos mayores y ahora cuando voy en mi carro en un segundo puedo escuchar Taylor Swift y cantar sus canciones a todo volumen y luego pasar inmediatamente a Panic! At The Disco.

Muchos dicen que soy polifacética y pueda que lo sea.

¿Pero... qué importa todo esto?

Pues, te diré.

Cuando cumplí 12 años me di cuenta que me gustaban los niños. No de la forma que me gustan ahora, pero descubrí que los encontraba muy lindos. No me importaba mucho su físico, si eran agradables y tiernos conmigo, me atraían.

Pasé tres años pensando ser heterosexual.

A los 15 años descubrí que también me gustaban las chicas y fue allí que entré en duda.

¿Me gustaban los chicos o las chicas?

Pasé los próximos años pensando que era lesbiana y que estaba confundida al pensar que me gustaban los chicos.

Cumplí 17 y nuevamente me gustó un chico, fue entonces que comencé a desesperarme. ¿Me gustaban los chicos y las chicas? ¿Entonces que era?

Al parecer eso se llamaba "ser bisexual".

Cuando comencé a hablar con las personas, decían que ser bisexual no existía, que a eso se le llamaba "estar confundido" pero ¿por qué estaba confundida? Digo, ellos no sabían a lo que yo me refería ¿cierto? No entendían como me sentía, para ellos o eres homosexual, o eres heterosexual.

Pasé mucho tiempo preguntándome ¿qué estaba haciendo mal?

Pero incluso entre los bisexuales me sentía extraña y seguía sin entender por qué.

Fue poco a poco que fui dándome cuenta que tampoco encajaba con los bisexuales. De igual forma esos pocos años de mi vida parecían un limbo entre quejas de las personas, preguntas incomodas, homofóbicos que me tachaban de pecadora cuando estaba con mi novia, idiotas que se jactaban de haber tenido razón y que solo era una fase cuando me veían con mi novio o simples personas que decían que no sabía que quería en mi vida.

Y pueda que sea cierto, nunca supe a ciencia cierta que quería, siempre he sido alguien que sigue sus sueños, aún si estos cambian muy, muy seguido.

Llegué a la universidad y seguía "presentándome" como bisexual, aún a esas alturas sin entender el amplio espectro que había enfrente de mí.

No fue sino hasta que tuve mi... ¿Cuarta? ¿Quinta pareja? Que me hizo ver la realidad.

"No, nena, tú no eres bisexual, tu eres pansexual."

¿Pansexual? ¿Qué rayos era eso?

Por el mismo temor de verme como una ignorante decidí solo reír y asentir, no iba a comenzar una discusión sobre algo que no sabía y  no llevaba mucho con ella como para tener la confianza de preguntarle. Esa misma noche entré desesperada a mi computadora y me puse a investigar todo lo que pudiera sobre la "pansexualidad".

Quedé fascinada sobre todo ello ya que por primera vez en mi vida podía sentirme 100% identificada con las personas que escribían esos artículos.

¿Qué significaba ser pansexual? Pues para mí, solo me enamoraba de la persona, jamás le di la mayor importancia a su género o identidad sexual. Podía salir con mujeres, podía salir con hombres, podía salir con transexuales, podía salir con personas de género fluido, podía salir con queers, etc., siempre y cuando se ganaran mi corazón o me sintiera atraida por ellos.

Y es que muchos dicen que soy polifacética y realmente lo soy. Pero en mi vida solo hay una cosa de la que estoy segura y ahora puedo decir con total orgullo.

Finalmente había llegado al punto de mi vida que tanto deseaba, me sentía no solamente bien conmigo misma físicamente, ahora podía verme al espejo y sonreír desde lo más profundo de mi corazón. Adoraba ser quien era y sentirme al fin (luego de años de lucha) cómoda siendo como era.

Como cualquier persona tengo altibajos, tengo momentos en los que puedo enojarme y otros en los que salto de felicidad, tengo momentos en los que quiero cantar al igual de otros en los que prefiero estar callada.

Soy una imperfecta pero adorable y sexy mujer pansexual. Tengo la libertad de amar a quien yo quiera sin importar nada.

Y no, no estoy confundida ni es solamente "una fase".

Esta soy yo.

Hecho especialmente para el desafío de @lgbtesp "Orgulloso de la comunidad LGBTQ+"

Hecho especialmente para el desafío de @lgbtesp "Orgulloso de la comunidad LGBTQ+"

Este relato contiene 979 palabras según wattpad.

¿Polifacética?¡Lee esta historia GRATIS!