Retos 9 y 11

17 1 4

Consignas: 9. Escribe un relato que integre las palabras 'luz' y 'cuadro' como elementos relevantes del argumento. y 11. Inventa un cuento con dos objetos a los que dotas de vida.


SÚPLICA ESCUCHADA

—Despierta —pedía una suave voz—, despierta —repetía mientras le acariciaba el rostro. Pero ella no quería despertar, siempre la había sido complicado abrir los ojos, sobre todo cuando había dormido tarde debido a todo lo que a veces hacía.

—Correré las cortinas si no abres los ojos —amenazó alguien más. Ella apretó los ojos e hizo una rabieta insonora. Sabía exactamente lo que sucedería si es que esas cortinas se abrían. Una voz chillona y molesta apurándola a dejar la cama y comenzar con todos los quehaceres del día.

—Me dormí tarde ayer —susurró la molesta chica—. Tengo, tal vez, tres horas dormida —explicó abriendo un ojo y mirando con reproche hacia el cuadro de la ventana que dejaba entrar ese molesto y cálido rayo de luz.

—Pero anoche no te quejaste de pasar tanto tiempo en las rede sociales —ironizó el cuadro de la ventana, que le miraba de manera hostigosa también—. De verdad correré las ventanas por completo —dijo viéndola recostar de nuevo la cabeza.

—Ay, por Dios... ¿tenías que llegar justo ahora, en serio? —habló para el rayo de luz que le daba en la cara—. ¿No podías ocultarte un rato detrás de alguna nube o algo.

—No puedo retrasar el día —dijo la lucecilla que parecía bailotear en el ambiente—. Este era mi tiempo de llegar, y justo ahora es tu tiempo de comenzar tu día. Tienes muchas cosas que hacer.

—No necesitas recordármelo —señaló la chica dejando al fin la cama, estirando su cuerpo al cielo, desperezándose un poco, pero solo un poco.

—Anda, ve a correr, te prometo quedarme al mínimo dijo la luz.

—¡Mentirosa! —reclamó la chica molesta, y se molestó mucho más cuando escuchó la carcajada del cuadro de la ventana, que se había abierto de golpe, dejando entrar la luz de la mañana en todo su esplendor. La luz también rió, mientras jugaba a enredarse entre los desordenados rulos de la chica.

—Que tengas un lindo día —deseó el cuadro, sabiendo que en cuanto la luz se fuera sería él su única compañía. Mientras que la luz, durante todo el día, le haría compañía, cantando, brillando y sonriendo.

Ellos eran más que ese par de objetos animados, eran los padres de la chica que, justo antes de morir, fueron escuchados por un Dios distraído y clemente que les concedió poder estar con ella para siempre. 



Esto está súper fumado, la fantasía no me sienta muy bien que digamos. Yo soy bastante realista al momento de escribir, de hecho, si la escena debe ser algo emotivo y feliz, no quito de mi cara la sonrisa. Necesito sentirlo para poder escribirlo con seguridad, así que estas cosas me hacen un poquito de ruido. Igual espero que lo disfrutaran. Besos. 

52 Retos de escritura 2017¡Lee esta historia GRATIS!