♥▪♥Prologo♥▪♥

356 23 10

.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.

.

.
.

.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
Prologo
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.

[...]

El molesto respaldo metálico de su asiento había empezado a irritarle desde hace ya más de media hora . Odiaba esperar y aun con ese dato en cuenta por parte del maldito personal que ya muy bien la conocían aun así demoraban como si les encantará sacar su malhumor a flote .

Vaya grupo de imbéciles a los que no les podía ordenar hacer su trabajo como era debido, no, no era que ella fuera de esas personas que a menudo se expresarán de esa manera con palabrotas pero teniendo suficientes problemas que cargar en sus hombros era que en momentos como ese su paciencia le jugaba en contra.

Se encontraba en medio de un asunto realmente importante, con un poco de mal humor y mucha pero mucha hambre y ni siquiera estaba presentable ¿Pero por que tenia que estarlo? No tenia caso.

Su trabajo la había llevado a un terrible colapso que voluntariamente no evito, su vida hecha totalmente una mierda, bofetadas de la cruel realidad a cada condenado segundo que trascurría, demasiado orgullo aun hinchado que le impedía tomar ese salvavidas que la sacara de ese estanque de inseguridades en la que se estaba hundiendo...y quien fuera alguna vez su prometido, muerto.

¡Pero que vida más llena de de dicha!.

Básicamente portaba su pijama de pantalón flojo oscuro con estampado de pequeñas cabezas de panda con una camisa extra grande igual oscura, con un suéter de lana gris encima y unas pantuflas rosadas en sus pies desnudos. Si, con todo lo anterior y mucho mas encima vaya que si a cualquiera no le importaria como demonios vestir. Aunque a decir verdad no es como si realmente pusiera empeño en mínimo tratar de peinarse decentemente desde hace años, bañarse y cambiar de pijama dos veces al día era más que suficiente.

Sus planes para ese día no iban a ser mas allá de encerrarse en su departamento y atiborrarse de todo lo que su refrigerador mas alacenas contuvieran, básicamente olgazanear porque no iba a ponerse a llorar ni mucho menos a lamentarse por algo ya ocurrido, después de todo ¿Que podría eso dejarle? Un buen dolor de cabeza y quizá ojos hinchados pero fuera de eso, físicamente absolutamente nada. Se había jurado así misma hacer borrón y cuenta nueva con todo lo ya hecho en su vida, en su agenda no estaban programadas ya las depresiones y mucho menos los arrepentimientos. Su yo del pasado solía usar muy a menudo esa táctica de "borrón y cuenta nueva" más veces de lo que su actual yo le gustaría admitir. El cansancio de la que ahora era víctima no era físico si no mental y eso, sabia ya por experiencia que no lograría sacárselo de encima fácilmente.

No era su cuerpo quien gritaba descansar si no su alma (o lo que sea que quedaría de ella) lo sabía por esa vieja sensación familiar de su adolescencia que casi lograba derribarla. ¡¡Como odiaba ponerse a recordar por esas cosas!! Si tan solo pudiera golpearse la cabeza con un bate repetidas veces y así provocarse amnesia, eso le ahorrarían muchas migrañas.

Sabia que sus marcadas ojeras y la desordenada forma en la que ato sin ganas su cabello daban de ella la pinta de padecer indicios de algún trastorno alimenticio, y es que con los huesos de su clavícula sobresaliendo y con sus muñecas igual de sobresalientes, estaba consiente la cuestionarían sobre su alimentación ¡¡Pero vamos!! No eras culpa suya del todo que su organismo le llevará la contraria casi todo el tiempo otorgándole un metabolismo más rápido que una mujer corriendo a una tienda con rebajas y además, cualquiera que la conociera sabría que la comida es lo único que no descuida. Así aunque aclarara una y otra vez su bienestar no tenia mucha credibilidad con ese aspecto tan demacrado que sin haber trabajado en ello obtuvo en los últimos meses si claro, como si le gustará parecer el cadáver de la novia andante ¡Para aclarar, no tenía nada en contra de Emily! Desde luego que no, es más, se le hacía una falta de respeto más para la simpática Emily que para si misma cuando las comparaban porque:

:: ::Tulipanes Amargos:: :: ~[Javiyuzu / Yuzuvier]~¡Lee esta historia GRATIS!