Camino a la Fama

20.4K 343 22

Capítulo I: Todo por una Nominación.

Seguramente les ha ocurrido, al menos lo han presenciado o lo han hecho sin siquiera pretenderlo. Ya saben, eso de fingir atención, cuando en realidad su mente está muy lejos de allí. Pues bien, eso era justamente lo que Derek hacía en ese momento, su rostro podría parecer la viva imagen de aquel filósofo pensador, incluso uno llegaría a creer que no había nadie más concentrado que él en esa habitación. Pero nada podría estar más alejado de la realidad, Derek ni siquiera estaba escuchando a su interlocutor. El hombre llevaba la última media hora llenando sus oídos, de palabrería barata. Quizás él dejó de escuchar, en el mismísimo momento en el que Josh le informó de un proyecto inigualable, sin precedentes, algo que marcaría un hito en su carrera. Toda esa adornada presentación, sólo auguraba otra estupidez, por eso ni se molestó en oírlo. Podría ser que más adelante lamentara aceptar algo de lo cual no tenía idea, pero eso no lo preocupaba en ese instante.

Josh se puso de pie repentinamente, sacudiendo las manos y sonriendo. Derek se obligó a apartar la vista del infinito, para mirar a su agente.

—No sabes cuan tranquilo me dejas compañero, pensé que te resistirías un poco más. — ¿Resistirse? Eso no le sonó muy tranquilizador.

—Cuentas con todo mi apoyo—murmuró un tanto comprometido con su papel de joven trabajador. Josh parecía no caber en sí mismo de júbilo, Derek comenzó a impacientarse ¿Qué podría haber aceptado? ¿Matar a alguien? En realidad su agente, lucía como aquel agraciado que acaba de soltar uno de sus peores pecados y ha sido recompensado con la salvación. Nada alentador.

— ¿Entonces nos vemos mañana?

— ¿Mañana?—instó con un toque de leve inocencia, los ojos grises de Josh centellaron con algo de recelo. Seguramente ese había sido un tema, bastante tratado durante su conversación.

—Sí, ya sabes para reunirnos con ellas. — ¿Ellas? ¿Cita doble? Fue lo primero que se le cruzó por la mente, después de todo Josh tenía esa estúpida manía de querer presentarle, a sus primas o a sus amigas, o a la amiga de la amiga de alguien. Quien extrañamente resultaba ser tan fea, que uno llegaba a preguntarse ¿Cómo rayos se atrevían a salir a la luz del sol? Mierda, cómo se salía de esta sin delatarse.

— ¿En dónde?—Josh, su agente, amigo y hermano no reconocido hasta la fecha, suspiro claramente exasperado.

— ¡Con un demonio Derek! ¿No me estabas escuchando?—Bien, ya lo habían atrapado. No tenía sentido seguir con la actuación.

Negó suavemente, teniendo que recibir la fulminante mirada de aquel tipejo mucho más bajo que él. Era un tanto ridículo, para quien los mirara de afuera. El hombre pequeño intimidando al otro que le sacaba, por lo menos dos cabezas de altura. ¡Oh la ironía!

—Mañana nos reuniremos con Claire Manfory y su agente, para tratar el tema de la fusión de sus historias.

—¿Qué historias?— ¿Y por qué el nombre de esa mujer se le hacía vagamente familiar?

—James Rhone y Charlotte Bourette, la pareja que todos los lectores están esperando—. Entonces Josh alzó una sola hoja delante de sus ojos, en donde se exponía una absurda encuesta de internet. Derek sonrió, pero no había nada de felicidad en aquel gesto.

—Ni loco—masculló, arrancándole la hoja de las manos en un limpio movimiento—. James no se enreda con viudas—Espetó con la mirada fija en los ojos de su agente.

Pues no podían obligarlo, internet y los lectores podían decir lo que se les viniera en gana, él jamás fusionaría su personaje a una perra frígida, asesina y antipática como Charlotte Bourette. Tal vez James no era real, pero era su creación con un demonio. Su personaje, jamás caería tan bajo.

Camino a la Fama¡Lee esta historia GRATIS!