Capítulo 9

2.8K 73 18


Capítulo 9: Su mundo

—No he traído bañador —digo en voz alta y Lucy, Sandy y otra chica rubia me miran.

—Mejor —murmura Lucy con burla.

Sandy se acerca a mí, pero mi mirada no se concentra en otra cosa que no sea Lucy quitándose la ropa sobrante de su cuerpo quedando únicamente en un pequeño bañador negro.

Mi mirada recorre todo su cuerpo. Veo como la pequeña braga del bikini se ajusta a su parte delantera y se adentra un poco entre sus nalgas, mientras que la parte de arriba realza con naturalidad sus pechos de forma en que su silueta tan solo sea descriptible con una palabra: perfecta.

Siento que empieza a hacer más calor.

—Niña, ¿estás bien? —dice Sandy cerca de mí, se me había olvidado.

—Sí —Sonrío.

—Yo he traído dos bikinis, siempre los traigo por si pasa algo —habla.

—¿Me dejarías uno? —pregunto despistada en tono feliz.

—Por eso te lo he dicho, tonta —Me guiña un ojo y se agacha para tomar un bikini color rosa pastel y ofrecérmelo.

Tomo el bikini entre mis manos y Sandy me señala unas casetas de madera a unos metros de nosotros.

—Puedes cambiarte allí.

Le sonrío con sinceridad y voy hacia una de las casetas. Una vez que me he puesto el bikini, me percato de que quizá es una talla menos de la que yo suelo usar para esto. Está algo ceñido a mis caderas, y la parte de arriba es algo incómoda también; pero no importa, al menos así encajo entre los demás.

Salgo del vestidor con la camiseta puesta y los pantalones en la mano. Voy donde están Sandy, Lucy, y los otros. Sandy se levanta y se acerca a mí tomando mi muñeca.

—¿Nos damos un baño?— pregunta.

Asiento y dejo el pantalón sobre las toallas. Me quito la camiseta y me llevo de la mano a Sandy hacia la orilla, aprovechando que la mirada de Lucy está sobre nosotras.

—¿Hay algo entre Lucy y tú?—pregunta de imprevisto. —Ttanquila, no diré nada de lo que me digas.

Nos adentramos lentamente en el agua, yo evito mojar mi cabeza para que no se me corra el maquillaje.

—La verdad es que no lo sé.—Suspiro y la miro a los ojos durante un instante. —Lucy ha tenido un comportamiento algo bipolar desde que llegué aquí; a veces es cariñosa y otras es la chica mas despreciable del mundo.

—Entiendo. —dice comprensiva. —Lucy y yo tuvimos una relación sentimental hace unos meses.

Miro a Sandy con incredulidad mientras siento como el agua me cubre hasta los hombros. Varias preguntas sobre la vida de Lucy antes de que yo viniera pasan por mi mente.

—¿Por qué acabó la relación?

—Cuando Lucy logró deshacerse de su último novio masculino, le pedí empezar a salir. Yo sabía que lo había pasado mal, pero llevaba enamorada de ella desde que nos conocimos en el tercer grado de secundaria. —narra, seria. —Ella me dijo que sí, y desde ahí nuestra relación se basó en quedar todas las tardes y noches que podíamos para follar; nunca hubo un "te quiero" por su parte, nunca quería hacer nada que implicase algo de romanticismo conmigo.

Sus ojos representan tristeza, y me es inevitable no sentirme mal por ella. En otras palabras, Lucy la utilizó a su antojo, sin tener en cuenta los sentimientos de Sandy. Aunque no me esperaba más de alguien como Lucy.

Pasión lésbica (+18)¡Lee esta historia GRATIS!