NUEVO COMIENZO

12 11 5

Ya estoy cansada de que siempre mi mama me mande hacer las compras, sal a despejarte me dice como si fuese una gran excusa. Ya estoy harta de verte en la computadora. Es mi vida che, al menos escuchar música con los auriculares me distraen un poco haciéndome pasar las compras más rápido. ¿Qué harina había pedido? ¿Triple cero era? No sé yo las veo todas iguales, este tema como me gusta le voy a subir el volumen.
—Oye ese… —me interrumpe un chico que se encontraba al lado mío, pero justo un hombre de pelo gris lo interrumpe a él para pedirle la hora. No le doy importancia y me marcho a la caja tranquilamente.
—Hola ¿no vamos a la misma clase? —me pregunta un chico al que creo haber visto un par de veces, la verdad soy demasiado solitaria como para recordar con quien estuve.
—Hola, si creo que si —le respondo.
—Soy Pet y ¿tu? —Me extiende su mano para presentarse.
—Sara. —Le acepto el apretón de manos se veía amable.
— ¿Quieres ir a tomar algo? —me pregunta sonriente.
—Si claro. —Acepto con gusto—. Si me acompañas a dejar las cosas a mi casa, sí.
—Dale o podría llevarte con mi auto, a menos que quieras caminar y yo te acoso con mi auto siguiéndote eso depende de vos. —Bromea y me rio.
—No hay problema si me quieres acosar. —Le sigo la broma mientras observo pasar detrás de nosotros de la fila al hombre de pelo gris, guiñándome el ojo y riendo. Lo observo con miedo espero no me esté siguiendo a lo que termino aceptando ir en su auto—. Pero prefiero que me acompañes en tu auto.

El lago de los recuerdos¡Lee esta historia GRATIS!