Capitulo 2: Nueva vida.

4.6K 160 7


Desperté temprano hoy y con mucho frío, miré mi despertador y eran las 10:30, tal vez no muy temprano pero es que Jason no durmió nada desde que le regalaron ese tren para su cumpleaños, juega toda la noche y toda la tarde. Que extraño que el no esté durmiendo en este momento, porque no está en ningún lado de la cama, así que me levanto para investigar donde estará y cuando bajo observo que está haciendo galletas de jengibre con su abuela. Sonrío. bajo las escaleras, hace frío estamos en pleno diciembre épocas festivas, Jason siempre se emociona mucho cuando llega Navidad es muy hermoso pasar las fiestas en familia.

-¡Mami!- grita mi pequeño al verme bajar de las escaleras, corre a abrazarme y besa mi mejilla. - Mami, preparamos galletitas de jengibre para ti.- dice muy contento regalándome una hermosa sonrisa.

- ¿Para mi? Oh, que tierno, pequeño. - le digo y beso su cabello - ¿Te has lavado los dientes, Jason? - trato de fingir cara de enfado pero en realidad no me sale con esta dulzura en frente mío. Se parece tanto a Justin, tiene sus ojos, sus labios, su cabello, su forma de ser. Es lo único que Justin me dejó, desde luego no he sabido nada de él desde ese día, pero trato de ser fuerte por por Jason.

- Sí, la abuela me obligó. - dice con esa carita tan hermosa que tiene. Lo bajo y va corriendo a la cocina, yo subo las escaleras me pego un baño caliente, me seco el pelo y me pongo una blusa blanca de tirantes, un jersey de tela fina, una chaqueta negra de cuero junto con mi pañuelo de flores, mis jeans y unas converse. Peino mi cabello y lo dejo suelto, me maquillo un poco y salgo.

- Má, tengo que ir a buscar a papá al aeropuerto, ¿Te encargas de Jason?- le grito desde la sala, y ella me responde el un grito "Claro, cariño, maneja con cuidado." Así que agarro mis llaves del coche y salgo.

Mi padre tuvo que ir de viaje a Washington, él trabaja en una empresa pequeña en la cual sólo gana 3 mil dólares al mes, no es mucho pero mi madre tiene un trabajo de medio tiempo en el centro comercial de aquí por la zona y yo trabajo también de medio tiempo porque debo cuidar a Jason cuando mi madre trabaja.
Cuando cumplí tres meses de embarazo volvimos a Toronto, a nuestra vieja casa. Extrañaba el lugar donde nací, Jason también nació acá, mi padre dijo que quería que Jason naciera y se criara donde me crié y nací yo y toda mi familia, y así fue.

Llegué al Aeropuerto Internacional Toronto Pearson, hacía mucho frío, pero por suerte en el aeropuerto había calefacción.

Esperé unos treinta minutos hasta que vi a un hombre medio calvo, con un sombrero color marrón en su mano y una sola maleta, y ahí me di cuenta que era mi padre, a esa maleta la reconocería en cualquier parte.

-¡Papá! - grité muy contenta y corrí a sus brazos, estaba tan contenta de volver a verlo, le he echado de menos.

-¡______! Hija, qué alegría verte. - dijo abrazándome con fuerza - ¿Y dónde está mi pequeño nieto?

-Está con mamá preparando galletas.- le contesté sonriendo, amaba tanto verlo así luego de semanas que no lo veía.- Venga, creo que va a estar contento de verte.- sonreí.

Llegamos al auto, encendí el motor y mi padre se sentó en el asiento del copiloto y dijo:

-Hija, te tengo un regalo.- dijo mi padre mirándome- Te lo quiero dar ahora y aquí porque sé que tu madre no estará de acuerdo.

No entendía que quería decir – o de que se trataba – sólo le sonreí pero con una sonrisa de confusión.

- ¿Recuerdas cuando dijiste que extrañabas la casa de Nueva York?- ¿A que iba con esto? Yo sólo asentí - Bueno hice un arreglo con Jack, y me ha dicho que puedes volver.

Dios mío el me estaba proponiendo que vuelva a Nueva York, Dios mío ¿De qué se trata? ¿De empezar una nueva vida? ¿Sola? ¿Sola con mi pequeño Jason? ¿A caso podría? – claro que no – ¿o si? Estoy completamente en shock, sólo miro el camino por miedo de no cruzarme con un auto o un árbol y chocar. ¿Qué hago? ¿Cómo voy a mantener a mi hijo? Miles de preguntas se me cruzaban por mi cabeza. Miles de preguntas y Justin, ¿Que pasaría si lo vuelvo a ver? ¿Cómo estará? ¿Estará casado? ¿Tendrá hijos? Oh dios mío.

-Creo que no estoy para viajar, económicamente.- dije un poco nerviosa, no sabía que otra cosa decir todavía estaba en shock.

-He hablado con Jack, él dijo que te ayudará hasta que consigas un trabajo estable, o hasta que Jason comience la escuela. _____ se que quieres ir. Debes empezar una vida nueva, ya tienes un hijo y prácticamente eres mayor y yo creo que Jus... - no llego a decir nada porque lo detuve.

-Ya, papá, Justin nada, ¿Está bien? Jason no necesita padre el está... Perfecto, así como estamos. Jamás le ha faltado nada y si Justin no se preocupó en su hijo en estos cuatro años creo que no le importa.- dije firme. Trato de ser fuerte para no llorar frente a mi padre pero no lo ha nombrado desde ese día, no entiendo porque ahora quiere que Jason conozca a su padre.

-Hija, lo entiendo pero sabes que estas equivocada. Jason, mi nieto necesita un padre y...- se detuvo, y no dijo nada por unos segundos. Yo sólo miraba a la carretera, todavía faltaban unos kilómetros. Mi padre me miró- Él ha llamado.

Se me puso la piel de gallina, estaba pálida y helada.

Mi propio cuento de hadas《Justin&Tu》Where stories live. Discover now