Capitulo 14

4.3K 162 8

- Selena tu y yo no tenemos nada pendiente.

- Claro que si – replicó inmaduramente – Tú y yo… - Justin no la dejo terminar.

- Terminamos, además yo estoy con ______, ella es mi novia y la amo – dijo eso tomándome de la cintura, solo quede paralizada, cada vez confirmaba que él estaba loco y necesitaba ayuda, en buena forma.

- ¿Y lo de ayer? – dijo ella, entendí su forma de decirlo solo quería asegurarse que yo me pusiera celosa.

- Lo de ayer no fue importante - sentí su mirada sobre mí esperando que yo hiciera o dijera algo pero solo opté por irme.

- Mejor te espero en el auto Justin – y me fui al auto dejándolos a ellos dos hablando.

Apenas me monté en el auto lloré no sabía porque, el primer pensamiento que me paso por la mente fue ‘¿Estoy enamorada de él?’ lloré aun más con eso, no podía enamorarme de él, no debía ni quería tampoco, el es el tipo de chicos que sale con todas, pero a la vez no tiene nada con ninguna, y solo quiere una cosa, que conmigo ya consiguió, entonces, ¿Por qué seguía aquí? ; estalle en lágrimas de nuevo en tan solo pensar eso, cuando vi que se acercaba al auto me limpié las lágrimas, el solo se montó y me miró fijamente tratando de llamar mi atención.

- ¿Estás bien? – pregunto, tarde en responder.

- Claro – sonreí falsamente, algo que el noto, eso saque mi teléfono y me puse a escuchar música para evitar el tema, luego de olvidar todo; bueno a al menos traté; trate de sacarle conversación.

- ¿Cuántas horas son?

- Mmmmm – dudó, por eso me temí que varias – 6 horas.

¡Oh Dios! – susurré, ya me veía venir eso, paso un rato y poco a poco el ambiente de tensión fue desapareciendo, estaba entretenida con mi teléfono, pero volví al mundo cuando Justin frenó el auto de golpe, solo me altere.

- Justin ¿Qué te pasa? ¿Cómo se te ocurre frenar así? – dije alterada, gracias a Dios Justin y yo teníamos los cinturones de seguridad, del no ser así hubiéramos volado a través del vidrio más que los cohetes de la Nasa.

- Lo siento, hubiera sido mejor atropellar al perro – dijo sarcásticamente señalándolo, apenas lo vi, me quite el cinturón y baje para ver si el perro estaba bien.

- ¡Ah okay! Te preocupas por el perro antes que yo ¿Verdad? – dijo ‘ofendido’ bajando del auto, solo reí tome al cachorro, y fui a donde él.

-A ver Justincito lindo ¿Estás bien? – pregunte tomándolo de las mejillas y hablándole como se le habla a un perrito, el cachorro que tenía en mis manos solo ladro y movió su cola, Justin solo rió, después me monte en el auto junto con el cachorro.

- Oye, oye, ¿A dónde llevas ese perro?

- ¿Cómo que a donde? No pensaras que lo dejara aquí solo y abandonado.

- ¿Sí? ¿Y dónde dormirá? – pregunto él, montándose al auto.

- Así duerma conmigo, ira – y sonreí como niña buena, el rió antes mi gesto.

*****

- Mira esta es tu habitación – dijo señalando una habitación, cada vez era más linda la casa, era acogedora y hogareña.

- Esta muy linda – afortunadamente el viaje no me había cansado y quería hacer algo divertido, no iba a perder mis fuerzas acomodando mi ropa – Justin todas la haciendas tienen caballos y quería saber… - me interrumpió.

- Al salir por la puerta trasera esta el establo, elige uno de esos caballos, al rato iré tras de ti – me guiño el ojo y yo le sonreí.

Amaba sentir el viento volando mi cabello, me detuve había cabalgado por más de 30 minutos en un pura sangre blanco, ahora iba caminando tomando al caballo por la cuerda, de pronto el caballo se detuvo y no quiso caminar, se quería devolver, tenía un mal presentimiento, halé al caballo para que me siguiera, lo hizo pero con cierta agonía.

****

Amaba sentir el viento volando mi cabello, me detuve había cabalgado por más de 30 minutos en un pura sangre blanco, ahora iba caminando tomando al caballo por la cuerda, de pronto el caballo se detuvo y no quiso caminar, se quería devolver, tenía un mal presentimiento, halé al caballo para que me siguiera, lo hizo pero con cierta agonía.

- ¡AHHHH! - grite había caído en una trampa, en un hoyo de unos 5 metros, solo grite por ayuda, estaba lejos de la hacienda y eran como las 7 de la noche - ¡Ayuda! ¡Justin ayúdame! – cuando pensé que nada podía empeorar, el destino me demostró lo contrario. Vi que cayó una serpiente desde arriba a mi lado, solo me altere más, ahora si estaba en serios problemas, y no sabía si saldría viva.

Go Away-Justin Bieber y tu.¡Lee esta historia GRATIS!